Novedades

Avión zapador: ¡soy minero!

Oraneta de ribera – Riparia riparia (Collared Sand Martin)

Avión zapador – ¡Conócelas! 87 – Grupo Local SEO BARCELONA

De las cinco especies de golondrinas que crían en la península ibérica y en Catalunya, el avión zapador es la única que no construye su nido con pegotitos de barro. En vez de eso, siguiendo el sistema del abejaruco europeo y el martín pescador común, excava un túnel, de hasta 1 metro de longitud, en un talud de tierra blanda o arcilla. Al fondo del túnel monta el nido propiamente dicho con hierbas, pequeñas raíces, tallos, hojas y plumas. Como es un ave colonial, varias, muchas o miles de parejas pueden aprovechar el mismo talud, respetando un espacio mínimo de 18 cm entre las entradas de los túneles.

Su área de distribución estival abarca todo el territorio de clima templado y boreal del hemisferio norte, desde Alaska, pasando por Canadá, Europa entera, Escandinavia, Rusia (excepto la tundra más extrema) hasta la península de Kamchatka, la punta N.E. de China y el norte de Japón. Como lugares más meridionales donde se reproduce tenemos el entorno del río Nilo en Egipto y el sur de Texas. Cuando llega el otoño emigra a países tropicales; Sudamérica excepto la Patagonia, buena parte del África subsahariana y varias zonas del sureste asiático; Myanmar, el norte de Tailandia, Borneo, Malasia, Filipinas…

A Catalunya empieza a llegar en marzo. Y se marcha en septiembre. Es más fácil verlo durante las migraciones ya que entonces sobrevuela, para alimentarse, todos los humedales. Al avanzar la primavera, queda restringido al entorno de las colonias y puede costar de hallar, aunque acudirá a los cuerpos de agua cercanos para cazar insectos al vuelo.

Es más fácil verlo durante las migraciones ya que entonces sobrevuela, para alimentarse, todos los humedales.

Por España pasan decenas de miles de ejemplares que criarán en el centro y norte de Europa, otra razón por la cual abunda más durante los pasos migratorios. La primera quincena de abril es ideal para observarlo en cualquiera de los principales humedales catalanes; Delta de l´Ebre, Aiguamolls de l´Empordà, Delta del Llobregat, Estany d´Ivars… Además, podréis comparar su aspecto con el de otros hirundínidos como la golondrina común (oreneta vulgar) y el avión común occidental (oreneta cuablanca) ya que se mezcla libremente con el resto de golondrinas, riéndose de la intolerancia. Os costará verlo junto a la golondrina dáurica (orenera cua-rogenca), por ser la más escasa, y al avión roquero (roquerol), que es al que más se parece por el tono marrón que predomina en el plumaje de ambas especies. Lo que pasa es que el avión roquero abandona los humedales cuando llega la primavera para ir criar a la media y la alta montaña, mientras que, en Catalunya, el 90% de los aviones zapadores nidifican por debajo de los 700 metros.

Tal como sucede con sus parientes, los machos y hembras presentan idéntico aspecto (12 cm de punta de pico a punta de cola). A mediados de verano podéis identificar los ejemplares juveniles por los bordes naranjados de algunas plumas y los restos de boquera.

El grueso de la dieta del avión zapador se compone de pequeños insectos aéreos capturados mayoritariamente al vuelo pero de tanto en tanto también en el suelo o pillados en la superficie acuática.

Los cuerpos de agua no afectados por pesticidas son, en verano, lugares con una provisión permanente de insectos voladores y por ello las colonias de avión zapador no suelen establecerse a más de un kilómetro de esos sitios.

Como es una especie que cambia a menudo de lugar de cría (muchos taludes son efímeros) y presenta ciclos de abundancia y escasez asociados a las sequías, resulta difícil establecer su estatus de conservación. No obstante, solo entre Europa y Rusia, se calcula que hay un mínimo de 2.800.000 parejas reproductoras y un máximo de 14.000.000. Así que está considerada un ave común que solo local y/o temporalmente sufre descensos poblacionales. Para Catalunya (periodo 1999-2002) el ICO estimó una población de entre 2.725 y 4.518 parejas. Lo mejor es que se detectó una tendencia al incremento, sobre todo en el tramo final del río Ebro y su delta. No obstante, si consultáis su mapa de distribución en el Atlas dels ocells nidificants de Catalunya (ICO, ed. Lynx, año 2004) veréis que el avión zapador está ausente, como reproductor, de la mayoría de las comarcas de Catalunya y en muchas de ellas su presencia es escasa. De ahí que, como he apuntado, sea mucho más abundante y fácil de observar en los pasos migratorios.

Avión zapador – ¡Conócelas! 87 – Grupo Local SEO BARCELONA

Avión zapador, Delta del Llobregat (Barcelona) agosto 2013

Acerca de Salvador Solé (141 artículos)
<p>Ornitólogo, fotógrafo, viajero y articulista. Socio de SEO/BirdLife desde 2002, colabora con el Grupo Local SEO Barcelona desde su fundación en 2010 y desde el mismo imparte cursos y charlas, también es guía de excursiones ornitológicas divulgativas.</p>

2 comentarios en Avión zapador: ¡soy minero!

  1. Justo hace pocos días vi solo uno, cerca de la Ricarda (Llobregat) , entre unos 20 aviones no lo contabilice pues dude pero por lo que cuenta, lo más seguro lo era.Gracias por sus escritos, a veces un pequeño dato puede dar mucha luz.

    • Salvador Solé // 5 agosto, 2017 en 14:34 //

      En esta época ya vuelan los juveniles del año, y se dispersan uniéndose a bandos de otras golondrinas allí donde encuentran comida. Deben fortalecerse porque al final del verano empezarán a emigran hacia el sur.Te agradezco el comentario, María.

Los comentarios están cerrados.

El portal web GLSEOBarcelona da acceso a los contenidos elaborados por el Grupo Local SEO Barcelona de SEO/Birdlife quien podrá utilizar cookies propias y de terceros para mejorar la oferta de sus servicios. Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso. Puede obtener más información en Aviso Legal, en su apartado Política de cookies.