Novedades

Crónica de una salida ornitológica Andorra y Cadí

Para el puente del primero de Mayo, Jose, Salva y yo misma, decidimos realizar una salida de cuatro días para ver qué nos deparaba Andorra y algunas zonas del Cadí-Moixeró. Destinos nuevos para nosotros a nivel ornitológico y una gran oportunidad para subir a varias montañas y de paso recorrer a fondo Andorra, conociendo sus paisajes y sus aves.

Piquituerto - fotografía J.A. Luna

piquituerto (fotografía J.A. Luna)

La primera jornada comenzó con la subida al Port d´en Valira y Pas de la Casa, encontrando una joya muy esperada, la chova piquigualda, especie que solo se puede ver en alta montaña. También vimos avión roquero, verderón serrano, collalba gris y el piquituerto común que, para nuestra alegría, se dejó fotografiar. Nos dirigimos después a Vall d’Incles, lugar muy especial por sus paisajes y casitas de piedra, donde continuó la jornada ornitológica con chovas piquirrojas, colirrojos tizón, cuervo grande y lavandera cascadeña.

Paisaje de la Vall d'Incles nevada (Salva Solé)

Paisaje de la Vall d’Incles nevada (Salva Solé)

Ya por la tarde la tarde nos dirigimos al Coll de Ordino, llegando hasta las pistas pero con pocas aves y posteriormente a La Rabassa.

En este último enclave, un extenso pinar, pudimos ver serín verdecillo, zorzal charlo, carbonero garrapinos, acentor común, pinzón vulgar, mito común y el herrerillo capuchino. Un primer día que nos dejó contentos y en la espera de que los siguientes fueran iguales o mejores.

Collaba gris macho bajo la nevada (Salva Solé)

Collalba gris bajo la nevada (fotografía Salva Solé)

La segunda jornada nos dirigió de buena mañana a Os de Civis, zona de montañas y bosques, lindo paisaje pero que, a nivel de pajareo, nos mostró poca cosa en el obligado trayecto a pie sobre el pueblo ya que en coche ya no se podía pasar. No obstante ya a la vuelta, el mirlo-acuático europeo posé para nosotros y pudimos observar lavandera cascadeña, cornejas negras o arrendajos euroasiáticos. Una segunda visita a la Vall d’Incles, no nos permitió incrementar nuestra lista pero, en plena nevada, conseguimos obtener alguna foto interesante de collalbas grises bajo la nieve. Otro repaso al Port d’Envalira no nos mostró nada destacablea destacar) por lo que volvimos a la Vall d´Ordino para fotografíar de cerca los bisbitas alpinos descubiertos el día anterior.

Bisbita alpino (Salva Solé)

Bisbita alpino (fotografía Salva Solé)

La tarde de esta segunda jornada nos permitió visitar el Llac de Engolasters en medio de un gentío, excesivo para nuestro gusto, que ponía en fuga a las aves excepto a algún entusiasta pinzón vulgar. Más tarde optamos por regresar a la Rabassa, donde nos habían informado de la posibilidad, con mucha suerte, de observar urogallo común. A pesar de las innumerables vueltas arriba y abajo, no tuvimos esa suerte, debiéndonos conformar con añadir un papamoscas cerrojillo.

Escribano montesino (J.A. Luna)

Escribano montesino (fotografía J.A. Luna)

La tercera jornada comenzó con la salida de Andorra para acceder a la zona del Cadí, serranía muy interesante por su abundante vegetación, donde realizaríamos una ruta pensada para la observación de más pájaros. En el recorrido desde Martinet de Cerdanya hasta el Coll de Pallers (Estana), encontramos entre otros paloma torcaz, pinzón vulgar, tarabilla común, bisbita arbóreo, curruca capirotada, escribano montesino, alcaudón común e incluso un reyezuelo listado que nos entretuvo intentando fotografiar al no parar de moverse. Pudimos retenerlo un momento gracias al reclamo, al que acudieron mosquitero papialbo y acentor común.

Por la tarde, ya de regreso a Andorra, repasamos por tercera vez el Port d´Envalira sin conseguir, una vez más, nada. Y también por tercera vez la Vall d’Incles, ya libre de nieve y bajo un sol muy agradable, donde vimos cernícalo vulgar, colirrojo tizón y las collalbas grises que seguían por el lugar. Para cerrar el día, le dimos un último “sube-y-baja” a la Rabassa donde encontramos el primer mamífero; una preciosa liebre europea a la que no pudimos fotografiar porque salió disparada y ya más abajo sorprendimos a cinco corzos que habían salido a pastar a un prado.

Los tres en el Cadí (Estana) (Salva Solé 3-5-2014)

Los tres en el Cadí (Estana) (Salva Solé)

Así llegamos la última jornada, dedicando la mañana a subir desde Bagá al Coll de Pal para cerrar con broche de oro nuestros cuatro días maravillosos de naturaleza y pajareo. Allí observamos al busardo ratonero, petirrojo europeo, escribano montesino, pinzón vulgar, zorzal común, vencejo común y como especies más destacadas, picamaderos negro y torcecuello eurasiático. A estas observaciones se sumarían de nuevo otros maravillosos mamíferos como ciervo, rebeco, ardilla, o varias marmotas que se entretenían jugando por los prados alpinos. Desde allí – y sintiéndolo mucho – iniciamos el retorno a Barcelona.

2 comentarios en Crónica de una salida ornitológica Andorra y Cadí

  1. Gloria Rodríguez Pernias // 3 junio, 2014 en 20:57 //

    Un reportaje estupendo y muy detallado. Me servirá de guía para mis vacaciones en Andorra este verano.

  2. Bon resum!
    Si mai torneu a Andorra, el llibre “On observar natura a Andorra” us podrà ser molt útil. Editat per Lynx i escrit per nosaltres mateixos, Jordi Dalmau i Jordi Nicolau, ornitòlegs de la Seu d’Urgell amb molta experiència en ocells pirinencs.
    Atentament,
    Jordi Dalmau

Los comentarios están cerrados.

El portal web GLSEOBarcelona da acceso a los contenidos elaborados por el Grupo Local SEO Barcelona de SEO/Birdlife quien podrá utilizar cookies propias y de terceros para mejorar la oferta de sus servicios. Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso. Puede obtener más información en Aviso Legal, en su apartado Política de cookies.