Gaviota sombría: una especie todoterreno

Si no sabes que existe, la confundes con una gaviota patiamarilla (Gavià argentat) de manto y alas más oscuras, o más sombreadas, dependiendo de la luz. Hay que fijarse bien porque, además, al haber subespecies más claras y más oscuras que se hibridan en Centroeuropa, esta gaviota presenta dorsos aprox. entre un 15% (L.f. graellsii) y 50% más oscuros (L.f. fuscus) que la gaviota patiamarilla a la que, por lo demás, se parece un montón. Tened en cuenta que la habitual en la península ibérica es la subespecie graellsii, que es bastante clarita aunque, con luz uniforme, todavía fácil de diferenciar de la patiamarilla junto a la cual se puede ver con frecuencia, posibilitando la comparación. Otro rasgo que ayuda son las pintas grises que los adultos, durante otoño e invierno, muestran en cabeza y cuello. Tanto en la foto de cabecera (plumaje invernal) como en la de abajo (plumaje estival) aparecen ejemplares con un gris algo más afín a fuscus que a graellsii.

De punta de pico a punta de cola mide entre 51 y 61 cm (la patiamarilla mide entre 52 y 58 cm). Tal como sucede con todo el género Larus, no presenta dimorfismo sexual; machos y hembras tienen el mismo aspecto.

Tratándose de una gaviota no os extrañará que su dieta se pueda describir con dos palabras: casi todo. Es una oportunista que igual se zampa un ratón que un donut, peces, invertebrados diversos (insectos, moluscos, crustáceos, gusanos…) basura variada, huevos y pollos de otras aves e incluso bayas y arroz. Con semejantes tragaderas es obvio que se ríe tanto del hambre como de los remilgos. De momento no se la considera vulnerable, ya que está extendida y es común en amplias áreas geográficas.

Esta es una especie todoterreno que no solo frecuenta mar abierto y costas si no también zonas de interior, como el río Manzanares, en Madrid. Tampoco resulta extraño verla en los vertederos y, desde luego, sigue a los barcos de pesca cuando realizan el descarte. Se reproduce en costas rocosas, arenosas y herbosas, páramos, islas de ríos y lagos e incluso en techos de edificios. En invierno frecuenta campos de arroz, puertos, playas, estuarios, cauces fluviales…

Según los censos del ICO, en 2009 Catalunya acogía a al menos 100 parejas reproductoras, todas ellas en el hemidelta sur del Delta de l’Ebre, parque natural donde se la puede observar en cualquier época del año y más aun en invierno, cuando se suman algunos centenares de individuos europeos. Tampoco es rara en el Delta del Llobregat aunque resulta menos común en Aiguamolls de l’Empordà y zonas de interior, como el Estany d’Ivars (Lleida).

En primavera y verano su distribución mundial abarca desde Islandia y el norte de Escocia hasta la mitad de Siberia pasando por Escandinavia. Tiene una amplia zona de cría en el norte de Kazajistán y el territorio ruso al norte de allí, muy lejos del mar. En invierno unas poblaciones escandinavas y europeas se dispersan por los mares europeos y otras por los litorales africanos tanto atlántico como pacífico. También se internan hasta el Mar Rojo y el centro de África. Su límite meridional de invernada queda en la costa sur de Mozambique. La poblaciones rusas vuelan hasta el sur de Irán, Pakistán y la India. Las más orientales – subespecies heuglini y barabensis – pasan el invierno en el litoral chino, el coreano, el extremo sur de Japón (islas Kyushu y Ryukyu) y Taiwán.

Gaviota sombría (Pøila-Fana-Sur de Noruega 25-4-2012). Foto de Salva Solé.

Gaviota sombría (Pøila-Fana-Sur de Noruega 25-4-2012). Foto de Salva Solé.

Las aves de la A a la Z SEO Birdlife
Servidor d’Informació Ornitològica de Catalunya
Birds of the World