Correlimos pectoral: escudo ártico

Territ pectoral – Calidris melanotos (Pectoral Sandpiper)

 

Cuando al fin consigues ver esta especie, escasa pero regular en Catalunya (antaño, una rareza), su aspecto no te llama la atención: limícolas similares las hay a patadas y por eso es fácil que le pase desapercibida a quien no la está buscando. Se podría alegar que en plumaje nupcial luce un “escudo” de plumas pectorales que le dan cierta prestancia (véase foto de abajo) pero en nuestras latitudes nunca lo lleva puesto y se nos aparece tal cual la foto de cabecera.

Sin embargo, el máximo interés hay que buscarlo en su biografía: es una de las limícolas más árticas, pues cría en los extremos septentrionales de Siberia y de Canadá, incluidas algunas islas que quedan casi 1000 km hacia el interior del Círculo Polar Ártico. No contenta con eso, para pasar el invierno se va a la otra punta del planeta. El correlimos pectoral menos viajero, si volase en línea recta (cosa que no sucede) haría 7.700 km entre la Bahía de Hudson, en Canadá, y el extremo norte de Bolivia. Pero el más viajero superará los 12.900 km yendo desde la isla siberiana de Wrangel hasta el sur de Nueva Zelanda. Como no lo hará en linea recta, es más cabal contarle unos 13.500 km… ¡dos veces al año! Sin duda en él tenemos a un digno competidor del Charrán ártico, aclamado campeón de migraciones. Y con esa pinta de correlimos del montón: otro que se ríe de las apariencias.

De punta de pico a punta de cola mide entre 19 y 23 cm. Los machos son, en promedio, entre un 25 y un 30% más grandes que las hembras. En plumaje no reproductor y tamaño aparte, ambos sexos tienen similar aspecto pero en primavera solo el macho desarrolla ese pectoral de plumas que expande y retrate rítmicamente en los vuelos de exhibición nupcial.

Esta limícola, como tantas otras, es carnívora a ultranza; aunque ocasionalmente puede picar semillas y algas, entre el 90 y el 100% de su dieta depende de los invertebrados acuáticos y terrestres: gusanos diversos, larvas de artrópodos, moscas, escarabajos, arañas, anfípodos, avispas, chinches…

No es una especie globalmente amenazada ya que se reproduce en la tundra, entorno con muy baja densidad de población humana y solo puntuales explotaciones petroleras y gasísticas. En migración y para la invernada necesita humedales y ahí sí que a veces le cuesta dar con uno ya que ese tipo de ecosistemas está amenazado por nuestro patológica forma de “desarrollo”. Aun así, cada año aparecen unos pocos ejemplares en el Delta del Llobregat, Aiguamolls de l’Empordà y el Delta de l’Ebre. Yo lo he observado en esos tres sitios. Mientras que le ofrezcan bichitos que llevarse al pico, también puede detenerse en lugares menos conocidos.

Macho de correlimos pectoral en plumaje nupcial (Norte de Alaska 14-6-2008). Foto de Salva Solé.

Las aves de la A a la Z SEO Birdlife
Servidor d’Informació Ornitològica de Catalunya
Birds of the World

 

 

ANUNCIO: Paso post-nupcial de rapaces 1-10-2022 en el Garraf ¡Actividad gratuita!

¡Aplazada por la previsión de lluvias al próximo sábado 01 de octubre!

El mirador de Canópolis es un buen enclave litoral para la observación del paso de rapaces, recién estrenado el otoño. Además de cernícalos, águilas, milanos, aguiluchos y demás, pueden volar otras aves tales como vencejos y abejarucos.

Quedamos a las 9,30h en el punto señalado en el mapa con una X (ya habrá alguien allí con camiseta de SEO). Los coches deben dejarse en el parking que encontraréis 400 m más adelante del punto de encuentro, según se sube desde la costa. Es el aparcamiento gratuito del centro de interpretación del Garraf.

En total, desde el parking al mirador (ida y vuelta) no se camina más de 1,6 km.

 

El tiempo de permanencia en el mirador dependerá de cómo se presente el día ya que la migración de rapaces es imprevisible; una emocionante lotería… Si resulta floja marcharemos antes de la hora de comer (entre las 12,00 y las 13,30h) pero si la cosa está animada, a decisión de cada cual, nos podemos quedar a comer allí, terminando entre las 14,30h y las 15,30h. En consecuencia, traed algo para masticar y – sobre todo – un par de litros de agua ya que todavía puede hacer calor y no hay sombra en el mirador. Por eso mismo, la crema de protección solar y un sombrero son más que recomendables. Llevaremos telescopio/s pero los prismáticos de cada cual son imprescindibles.

Águila calzada. Foto de Salva Solé.

Tened en cuenta que se trata de una actividad de espera y que, en media hora, puede ser que no pase ningún ave suficientemente cerca como para identificarla. Un taburete plegable es un buen accesorio para la paciencia. Esta actividad no es demasiado apta para menores de 14 años, salvo que ya estén muy chalad@s por las aves.

Abejaruco europeo (Canópolis 11-9-2020). Foto de Salva Solé.

La actividad se suspenderá si se anuncian lluvias persistentes ya que entonces no se forman corrientes térmicas y las aves planeadoras se abstienen de volar.

 

INSCRIPCIÓN

Para apuntaros a esta actividad necesitamos que enviéis, a partir de ya, un email a seo-barcelona@seo.org. El plazo de inscripción se cerrará a las 20,00h. del 22 de septiembre.

Cualquier consulta sobre las aves de esta salida podéis hacérsela a Salva Solé escribiendo un e-mail a ignicapillus@gmail.com

Todo lo que tenga que ver con la logística, es asunto a consultar a seo-barcelona@seo.org

 ¡No os lo perdáis!

Zarcero icterino: entre abril y mayo

Bosqueta icterina – Hippolais icterina (Icterine Warbler)

 

Cada primavera, entre mediados de abril y finales de mayo, este discreto paseriformes se desplaza a lo largo de la costa oriental de la península ibérica en escaso número. Nuestro litoral está en el límite occidental de su rango migratorio, que abarca todo el Mar Mediterráneo. Lo normal es no verlo. Y hay que verlo bien – además – si lo queremos distinguir del mucho más común zarcero políglota (Bosqueta comú) que es 95% similar.

La clave de su identificación está en el panel pálido de las plumas secundarias (franja pálida a mitad del ala plegada) y, más aun, en la longitud de las proyecciones primarias, que son un tercio más largas en el icterino que en el políglota. Como se trata de aves que normalmente se “incrustan” en la vegetación densa (grandes matorrales y copas de árboles) cuesta mucho apreciar esos detalles. Y téngase en cuenta que algunos ejemplares de zarcero políglota también presentan un panel alar pálido, aunque habitualmente menos destacado.

En el paso de otoño el zarcero icterino se vuelve aun más raro: mejor buscarlo en primavera. Si en esa época visitáis insistentemente el parque de Diagonal Mar (Barcelona) tenéis un 65% de probabilidades de ver alguno. Y seguro que hay en Catalunya otros buenos enclaves para probar suerte con él – por ejemplo, en el Alt Empordà – pero no los conozco.

Su zona de cría abarca el centro-norte de Europa, desde Francia hacia arriba y hacia el este. Llega hasta el centro de Noruega y Suecia y se extiende hasta el norte de Kazajistán. Frecuenta bosques maduros, pero no excesivamente cerrados, con robles, abedules, hayas y alisos de buen porte. Le gusta que hayan claros arbustivos. En migración es menos específico y se apaña con lo que encuentra. Ocupa terrenos de más baja altitud en el norte de su distribución estival que en el sur, donde sube hasta los 1500 msnm.

Pasa el invierno en la mitad meridional de África, sin alcanzar el centro-sur de Sudáfrica ni de Namibia y, como muy arriba, se queda en el NO de Tanzania.

De punta de pico a punta de cola mide entre 12,5 y 14 cm. Carece de dimorfismo sexual visible, salvo quizás tomándole la biometría (medidas en mano).

Se alimenta de insectos y otros invertebrados. En verano también pica bayas y frutillas. A sus pollos los alimenta mayoritariamente con orugas, al menos hasta que empiezan a volar.

Por ahora se ríe de la extinción porque se le considera “no amenazado” y resulta relativamente común en los ecosistemas idóneos pero tampoco he encontrado información reciente al respecto y tiempo atrás ya se detectaba un descenso poblacional en países como Dinamarca, Bélgica, Francia y Suiza. Se sabe que el calentamiento global va desplazando el área de cría de este tipo de aves hacia el norte, aunque no he leído nada sobre eso respecto al zarcero icterino.

Zarcero icterino en el Parque Diagonal Mar (Barcelona 21-5-2015). Foto de Salva Solé.

Las aves de la A a la Z SEO Birdlife
Servidor d’Informació Ornitològica de Catalunya
Birds of the World

 

Salida al delta de l’Ebre

Como casi cada año por estas fechas tuvo lugar el cursillo de identificación de limícolas y, a modo de clase práctica, realizamos la salida al Delta de l’Ebre, ahora que el paso de esta familia de aves está en su punto máximo. Esta vez solo tuvimos tres asistentes (más el profe) pero muy aplicad@s.

A las 8:20h iniciamos el pajareo desde l´Ampolla y tiramos directos hasta la finca DACSA. Antes de llegar identificamos, como mínimo, 26 especies de aves comunes: gaviota reidora (gavina riallera), garcilla bueyera (espulgabous), estornino pinto (estornell comú)… Y otras que solo son comunes aquí; morito común (capó reial), gaviota sombría (gavià fosc), garcilla cangrejera (martinet ros)…

Sobre las 9,00h llegamos a la finca DACSA que, tras las lluvias de esta misma madrugada, conservaba varias extensiones encharcadas. Eso había atraído a cierta variedad de limícolas. Identificamos 10 especies entre las que cabe destacar el zarapito trinador (polit cantaire). Por desgracia, el chorlito dorado europeo (daurada grossa) y el chorlito dorado siberiano (daurada del Pacífic) solo los pudo ver Salva, a través del telescopio, ya que, en el momento de localizarlos, volaron nadie sabe a dónde. Solo en la DACSA identificamos 34 especies de aves durante la hora y corto pico que le dedicamos. Sorprendió un juvenil de carraca europea (gaig blau).

 

Desde hace algo más de una semana la valiosa torre de Migjorn está cerrada y rodeada de andamios a causa de las obras de mantenimiento. Eso sin duda nos restó la oportunidad de ver alguna que otra especie de las que a veces solo se ven desde allí.

La finca del Violí, que hace pocos días estaba en su punto álgido, ahora rebosaba de agua y eso había echado a la comunidad de limícolas. Aun así, nos sobrevoló la primera pagaza piquirroja (xatrac gros) de la jornada.

Volvimos a pasar, esta vez más rápido, por la DACSA y todavía añadimos el combatiente (batallaire) y la canastera común (perdiu de mar europea).

Dando una amplia vuelta, pasamos por el Pont del Través, justo al norte de Poblenou del Delta. Desde ese singular observatorio con sombrilla metálica pudimos ver, entre otras especies de menor enjundia, pato colorado (xibec), porrón europeo (morell cap-roig) y somormujo lavanco (cabussó emplomallat). Luego ya fuimos directos a las salinas de Sant Antoni donde observamos algunos charrancitos comunes (xatrac menut), un lejano correlimos gordo (territ gros) y chorlitejo patinegro (corriol camanegre) entre otras especies vistas anteriormente.

Aunque todavía había demasiada gente y por eso casi todas las aves se habían ausentado de la zona, nos acercamos al Trabucador, único sitio donde hoy pudimos observar un vuelo de gaviota cabecinegra (gavina capnegre).

Eran las 14,00h cuando pusimos rumbo al observatorio de Riet Vell; comimos allí contemplando las aves habituales de esa laguna, que siempre tiene vidilla. Las líneas de arbolado que se recorren hasta llegar al observatorio nos brindaron los únicos papamoscas cerrojillos (mastegatatxes) y gorriones molineros (pardal xarrec) de la jornada.

Desde Riet Vell fuimos a un bar de Sant Jaume d´Enveja donde era oportuno dejar pasar el rato de calorina tomando refrescos y helados.

Como siempre, reservamos para la tarde la visita a la Bahía del Fangar ya que la luz es mejor en ese enclave pasado el mediodía. Después de visitar la “residencia” de los vuelvepiedras comunes (remena-rocs comú) en Lo Portet, para verlos de cerca, pusimos rumbo al este. Como suele suceder, esta zona de la bahía resulta tacaña en limícolas por ser algo más profunda que la otra mitad pero aun así nos anotamos el zarapito real (becut) y la avoceta común (bec d’alena). Después, pasamos un rato en el “rincón óptimo” (mitad occidental) que estaba mucho más interesante. Allí vimos la segunda águila pescadora de la jornada y añadimos la gaviota picofina (gavina capblanca).

Sobre las 18,20h nos hicimos la foto de grupo (bueno, de grupito) e iniciamos el retorno a Barcelona.

Cuando hablamos de un lugar tan rico como todavía es el Delta de l´Ebre, identificar 75 especies durante diez horas de pajareo efectivo, no constituye ningún récord. Pero 24 especies de limícolas (casi un tercio del total) es un buen entrenamiento para quienes se interesan por este grupo de aves tan nutrido y retador, objetivo prioritario de la salida.

Debajo de la foto de l@s participantes encontraréis dos enlaces, uno para descargaros el listado ornitológico de esta salida en formato Excel y otro para el PDF.

Nota sobre el listado de aves: Por primera vez, he usado el reciente “Diccionari dels ocells del món” de Termcat (https://www.termcat.cat/ca/diccionaris-en-linia/233) para los nombres en catalán; las nomenclaturas se han revolucionado un poco, pero ya era hora de que se pusiesen al día.

Asistentes a la salida

Censo Delta de l´Ebre 10-9-2022

Censo Delta de l´Ebre 10-9-2022

Texto: Salva Solé

Fotos: Obed Jaciel

Elanio común: tan bonito como escaso

Elani – Elanus caeruleus (Black-winged Kite)

 

Similar a una lechuza (Òliva) cuando se cierne – y tan bonita como escasa – esta rapaz alegra la vista cada vez que te la encuentras porque nunca llegas a acostumbrarte a ella, a diferencia de lo que sucede con especies más comunes. En el “Atlas dels ocells nidificants a Catalunya” (2015-2018), gran obra del ICO ¡y reciente, además! se explica bien cómo de dependiente es el elanio común de la abundancia de micro-mamíferos, siempre buscando campos donde estos sean numerosos, cosa que pocas veces sucede bajo nuestro modelo agrícola. Por añadidura, necesita un terreno adehesado que le brinde árboles para nidificar y espacios abiertos en los que capturar sus presas. Al estar tan especializado, no es de extrañar que resulte poco común incluso en lugares donde hace mucho que se asentó, como Extremadura.

Resumiendo lo que dice el mentado Atlas, en Catalunya hay años en que no cría ninguna pareja aunque la media es de dos por año con un pico excepcional de cinco parejas en el 2009 y ocho en el 2010. Los autores del Atlas piensan que eso pudo estar relacionado con la explosión demográfica del topillo campesino (Microtus arvalis) que tuvo lugar en el oeste de la península ibérica durante el periodo 2007/2008 y que desató el éxito reproductivo del elanio común, provocando que se expandiese hacia el NE.

En nuestro país, la zona preferida por esta rapaz es la plana de Lleida y, secundariamente, l’Alt Empordà. Yo, aunque de tarde en tarde, lo he visto en ambas.

De punta de pico a punta de cola mide entre 30 y 37 cm, siendo, en promedio, más grandes la hembras que los machos. Pero con idéntico aspecto. El juvenil se ilustra en la foto de cabecera y el adulto en la de abajo.

Su dieta está centrada en los roedores de entre 40 y 90 gr de peso, con excesos de hasta 164 gr. Si los roedores escasean, local y/o temporalmente puede depredar sobre otras presas tales como musarañas, murciélagos, aves pequeñas, reptiles e insectos.

El elanio común se ríe de las penalidades migratorias aunque, para evitar pasar hambre, puede hacer desplazamientos nomádicos, de unos pocos cientos de kilómetros. Pero, mientras tenga buen surtido de presas, es sedentario.

Si miramos el mapa de su distribución mundial, descubriremos que está presente en la casi totalidad del África subsahariana y de la India, extendiéndose desde allí hasta Papúa Nueva Guinea por la mayoría de las islas del Sudeste Asiático. Además de en la península ibérica, posee poblaciones en Marruecos, Argelia, Túnez y el Valle del Nilo (Egipto).  Los elanios comunes más norteños viven en el sur de la Nouvelle-Aquitaine, esquina SO de Francia.

Elanio común (Uganda 5-4-2015). Foto de Salva Solé.

Las aves de la A a la Z SEO Birdlife
Servidor d’Informació Ornitològica de Catalunya
Birds of the World

 

Negrón común: bye bye Mediterraneo

 Ànec negre – Melanitta nigra (Common Scoter)

 

Conforme cocinamos el planeta mediante el calentamiento global, hay muchas especie árticas, como ésta, que pueden quedarse más al norte durante el invierno ya que, para estar a gusto, no necesitan ir tan al sur como antaño. La cosa tiene más bemoles porque las olas de frío prolongadas procedentes del norte acaban empujando a muchos ejemplares hacia aguas meridionales. Por eso y porque pocas especies pueden adaptarse a los cambios climáticos en un par de décadas, todavía vemos cada invierno anátidas árticas en el Mar Mediterráneo: serretas (becs de serra), éider, negrones… así como alcas comunes (Gavot), frailecillos atlánticos (Fraret) y tres especies de colimbos (calabries).

El negrón común cría en lagunas de la taiga más septentrional y de la tundra, desde el este de Groenlandia hasta el centro-norte de Rusia. Las parejas más sureñas se reproducen en Escocia y el norte de Irlanda. Cuando llega el frío, rara vez antes de noviembre, se distribuye por gran parte del litoral atlántico europeo estirándose hasta las costas de Marruecos. Un contingente cada vez más reducido ocupa el Mediterráneo occidental, incluido el NO del Mar Adriático.

Es menos pelágico que el Éider común (Èider) y se pega más a la costa. Con frecuencia cría tierra adentro, en Siberia incluso a cientos de kilómetros del mar.

En Catalunya puede verse entre noviembre y marzo en cualquier litoral, rara vez a más de 2 km de la orilla ya que prefiere bucear en zonas no demasiado profundas. Pocas veces podremos prescindir del telescopio para verlo pero frecuenta las bahías del Delta de l’Ebre, donde a veces se acerca a escasos metros de la orilla.

De punta de pico a punta de cola mide entre 43 y 54 cm. Un macho casi nupcial se muestra (de lejos y mal) en la foto de cabecera mientras que la hembra queda ilustrada en la foto de abajo. Los plumajes de eclipse o de transición de los machos son los que más a menudo podremos ver en nuestras latitudes. Resulta evidente que se ríe del colorido y el macho solo se permite una pincelada de amarillo en el pico, que le debe parecer todo un alarde festivo…

La mayor parte de su dieta la componen los moluscos y solo ocasionalmente consume otro tipo de invertebrados acuáticos, peces o materia vegetal. Así que se alimenta siempre rastreando el fondo y por eso necesita que éste esté accesible, a menos de veinte metros bajo la superficie.

Si bien todavía se le considera extendido y común en sus zonas idóneas de reproducción, se ha constatado su descenso poblacional en algunos lugares, por pérdida de hábitat, contaminación petrolera y molestias humanas. Estudios ya poco recientes señalan una importante disminución de la invernada de esta especie en el Mar Báltico donde acude (o acudía…) el 26% de la población europea. Entre los años 1988 a 1993 se contaban una media de 783.000 ejemplares, mientras que entre el 2007 y el 2009 la cifra fue de 412.000. Sin datos del 2022. El “Atlas dels ocells de Catalunya a l’hivern 2006-2009” (ICO) nos explica que en el invierno 2006/07 se divisaron en total 201 ejemplares en el litoral catalán, mientras que en el 2008/09 solo se se vieron 29. Las oscilaciones de un año a otro son importantes y, además, al no estar ligados a territorio alguno – solo pendientes de localizar buenos fondos para alimentarse – tienen gran movilidad: ambos factores (oscilaciones anuales y conducta invernal errabunda) dificultan contarlos.

Hembra de negrón común (Delta de l’Ebre 13-1-2020). Foto de Salva Solé.

Las aves de la A a la Z SEO Birdlife
Servidor d’Informació Ornitològica de Catalunya
Birds of the World

 

Reinita de manglar: un adaptado del nuevo mundo

Setophaga petechia (Yellow Warbler)

 

La familia Parulidae es exclusiva del Nuevo Mundo y cuenta con 111 especies. La componen pequeños paserifomes insectívoros distribuidos en 18 géneros y poco tienen que ver con la familia Paridae, que es la que incluye herrerillos y carboneros de África y de todo el hemisferio norte (63 especies distribuidas en 13 géneros).

Si tuviese que escoger un representante de los Parulidae sería este que hoy os muestro: la reinita de manglar. Pertenece al género más populoso de la familia ya que Setophaga cuenta con 34 especies.

En época de reproducción la encontramos en casi toda Norteamérica y Canadá, estando ausente del ártico más extremo y de los estados del SE, desde Texas a Florida, donde es, sin embargo, común en migración. En invierno, los ejemplares menos frioleros se quedan en el sur de California pero la mayoría se distribuyen desde el litoral mexicano por toda Centroamérica, “bajando” hasta el norte de Ecuador, Perú y Brasil.

En buena parte de esas enormes regiones geográficas la de manglar es de las reinitas más numerosas y fáciles de encontrar ya que se ríe de la pureza ecológica y tolera bien la vegetación alterada: jardines, zonas agrícolas, solares en extrarradios… No obstante, se la encuentra igualmente en humedales con arbustos, arboledas y bosques no demasiado espesos. También le gustan los límites externos de masas forestales maduras. Solo durante el invierno, además de los ecosistemas ya descritos, la encontraremos en manglares. Con frecuencia busca la proximidad del agua, pero no necesariamente.

De punta de pico a punta de cola mide entre 12 y 13 cm, que es 5 mms más que nuestro mosquitero musical (Mosquiter de passa). La hembra se muestra en la foto de cabecera y el macho en la de abajo.

Se alimenta básicamente de insectos y otros pequeños invertebrados que captura entre la vegetación o al vuelo. Solo ocasionalmente pica fruta o bayas.

Se le considera común y localmente abundante, de manera que – por ahora – no está en peligro de extinción.

Macho de Reinita de manglar (Magee Marsh – NE EEUU 16-5-2022). Foto de Salva Solé.

Birds of the World

 

ANUNCIO: Censo ornitológico Bellvitge-Cornellà 2-10-2022

Un año más, os invitamos a participar en el censo ornitológico post-nupcial (otoñal) de la ribera sur del tramo del río Llobregat que media entre Bellvitge y Cornellá. Es una actividad gratuita que os acercará a la sistemática de censos por transectos. En esta ocasión el objetivo son las aves que están cruzando Europa camino del sur, básicamente paseriformes (pajaritos) y rapaces. Por supuesto, también están las residentes que, aliviadas de ahorrase ese viaje, ven pasar a sus esforzados parientes.

Salida recomendada para personas de 12 años en adelante y menores que estén muy interesad@s en el asunto.

Estos censos ayudan a conocer la evolución de la biodiversidad ornitológica en una zona del Barcelonés que sufre gran presión humana y, aun así, es relevante para las aves por estar conectada a los espacios protegidos, río abajo, ser un pasillo natural hacia zonas del interior y un punto de alimentación en tránsito.

Avión zapador (Oreneta de ribera). Foto de Salva Solé.

La fecha es el domingo 2 de octubre y el punto de encuentro es la salida de metro de Hospital de Bellvitge – Linea I (roja) – que no hay que confundir con Bellvitge (a secas), que es la parada anterior. Quienes acudan allí terminarán en Cornellà donde se pueden tomar los FGC o, caminando un km más, la línea V (azul) del metro o la RENFE. También se puede retroceder por donde se vino aunque ya con el sol de cara.

La hora de encuentro son las 7,30h.

La actividad dura poco más de dos horas y el paseo es de entre 2 y 2,5 km, por terreno llano pero herboso y con tramos cortos fuera de sendero. Calzaros con botas (si hay rocío, moja), traed prismáticos (imprescindibles) y, opcionalmente, libreta y boli para anotar lo que iréis viendo.

Hembra de papamoscas cerrojillo (Mastegatatxes). Foto de Salva Solé.

No sabemos qué tiempo hará ese día, pero la actividad solo se suspenderá si se prevén vientos fuertes (más de 45 km/h) y/o lluvia persistente: la probabilidad de chubascos no cuenta.

INSCRIPCIÓN

Para apuntaros a esta actividad solo necesitamos que enviéis un e-mail a seo-barcelona@seo.org en el que consten los siguientes tres datos:

  • vuestro nombre y primer apellido
  • un teléfono de contacto por si se aplaza la actividad (debido al mal tiempo).

 El plazo de inscripción termina el 21 de septiembre (miércoles) a las 20,00h.

Cualquier consulta sobre las aves o el recorrido de esta salida podéis hacérsela a Salva Solé escribiendo un email a ignicapillus@gmail.com

 ¡Os esperamos!

Macho de colirrojo real en plumaje de transición (Cotxa cua-roja). Foto de Salva Solé.

Cernícalo patirrojo: repostando ortópteros

Cernícalo patirrojo – Falcó cama-roig – Falco vespertinus (Red-footed Falcon)

Esta rapaz cría desde los países del este de Europa (Estonia, Hungría…) hasta más allá del centro de Rusia, al norte de Mongolia. La población que se dispersa por ese enorme territorio se concentra durante el invierno boreal en el norte de Sudáfrica, sur de Angola, Namibia, Botswana, Zambia y Zimbabwe. Para conseguirlo, migra a todo lo ancho del Mediterráneo y cruza el Sáhara. Cada año, por ahora, un pequeño – o no tan pequeño – contingente de cernícalos patirrojos transita la ruta desde Catalunya hasta Cádiz.

Gracias a eso lo podemos ver, con suerte, en primavera y otoño. Puesto que precisa de grandes espacios abiertos, tanto el Alt Empordà como los secanos de Lleida le son queridos. Eso no significa que resulte demasiado raro en otros enclaves, como el Delta del Llobregat. Pero no abunda y a veces permanece pocos días allí donde hace paradas para “repostar”. ¿Y qué reposta? Repostería no; artrópodos. Siente debilidad por los ortópteros (langostas, saltamontes, grillos…) aunque también se despacha escarabajos, libélulas, mariposas, polillas, cigarras y demás insectos. Sin embargo, para alimentar a sus pollos debe subir un escalón en la cadena trófica y entonces captura anfibios, lagartijas, pollos de paseriformes y pequeños roedores. Así que es un experto cazador tanto de insectos al vuelo como de presas terrestres.

Mide entre 27 y 33 cm de punta de pico a punta de cola. Se ríe de la moda unisex que han adoptado parientes como el halcón peregrino (Falcó pelegrí) y el alcotán europeo (Falcó mostatxut) ya que distinguir los sexos es fácil en su caso, al menos en los ejemplares adultos: la hembra tiene garganta blanca con cabeza, pecho y vientre anaranjados (véase foto de cabecera) mientras que el macho es todo gris pizarra, con la zona baja del vientre e infracoberteras caudales rojizas (véase foto de abajo).

Habita ecosistemas abiertos, desde el entorno de humedales a estepas pasando por zonas agrícolas, aunque siempre necesita algo de arbolado para acechar, dormir y montar el nido. Cría colonialmente y tanto puede concentrarse en una arboleda como – al igual que el cernícalo primilla (Xoriguer petit) – en un pueblo. Su nido es similar al de los córvidos, lo ubica bastante arriba y a veces comparte arboleda con un colonia de grajas (Graula) pero también puede aprovechar huecos e incluso criar en el suelo al amparo de un matorral.

En la lista roja de la IUCN aparece como vulnerable porque ha sufrido una merma importante de población en el sur de su área de reproducción: la parte europea y la Rusia meridional. Posiblemente se deba al uso de pesticidas y a la alteración de los ecosistemas.

Macho de Cernícalo patirrojo (Estepes de Lleida 17-5-2015). Foto de Salva Solé.

Las aves de la A a la Z SEO Birdlife
Servidor d’Informació Ornitològica de Catalunya
Birds of the World

 

Fumarel aliblanco: jóvenes estivando

Fumarell alablanc – Chlidonias leucopterus (White-winged Black Tern)

 

Aunque el fumarel común (Fumarell negre) es poco común y cuesta de ver, todavía puede encontrarse en bandos escasos aunque relativamente numerosos (3 a 20 individuos, a veces más); el fumarel chungo es el aliblanco que, aunque cada año nos visita – y no un solo ejemplar, como sucede con las genuinas rarezas – se suele ver de uno en uno, mezclado con otros parientes Chlidonias. A menudo son juveniles como los de la foto de cabecera que, aunque se ríen de la confusión del/la ornitólog@ novat@, si estudias bien este reducido género, pueden diferenciarse. En plumajes invernal y nupcial, los adultos tampoco son demasiado complicados de distinguir. Como sucede con frecuencia, lo difícil no es tanto la identificación en sí, si no tener presentes en la memoria – y conseguir ver – los detalles que la hacen posible.

Machos y hembras presentan el mismo aspecto y miden entre 23 y 27 cm de punta de pico a punta de cola.

Al igual que el resto de fumareles, cría en humedales interiores de agua dulce (a veces, también litorales) incluidos arrozales y charcas extensas en la taiga. Prefiere lugares más abiertos y de inundación menos permanente que el fumarel común. En paso y en sus zonas de invernada es poco selectivo y lo encontramos, además, en costas rocosas, ríos, embalses e incluso manglares. Gusta de posarse en ramas emergentes y en postes.

Se nutre sobre todo de insectos acuáticos tales como moscas, ditiscos, libélulas, efímeras…También pececillos y renacuajos. E insectos terrestres. Nada de legumbres, porfi. Puede capturar a sus presas en la superficie del agua, dejándose caer en ella, o en el aire, pero no se zambulle como, por ejemplo, el charrán patinegro (Xatrac becllarg).

En la península ibérica es un ave de paso, que ni cría ni pasa el invierno, así que las oportunidades de verlo son relativamente escasas. De tarde en tarde, un joven se queda a estivar ya que no le va a servir de mucho competir con los adultos en las tareas reproductoras: si encuentra un filón de alimentación abundante, igual deja para el año que viene lo de buscar pareja.

Sus cuarteles de reproducción más cercanos a Catalunya están en el NO de Italia, pero desde allí se extiende hacia el este, de forma local y discontinua, por Polonia, Rumanía, el sur y el NE de Rusia, Kazajistán y Mongolia hasta llegar al NE de China. En invierno vuela al África mediterránea y casi toda la subsahariana, litoral occidental de Madagascar, el extremo suroccidental de la india (en la costa), el sureste asiático, Indonesia y Australia. Hay individuos que se pasan tres pueblos y acaban en Nueva Zelanda donde incluso se dio una cita de cría. No está mal para un pájaro que, cuando empieza a emigrar, apenas pesa 70 g… (cuando termina, seguro que está más delgadito…)

Su estatus de conservación es “de preocupación menor”, menguando la población en algunos sitios y aumentando en otros. Pero depende totalmente de humedales someros y pastos inundables, así que es importante seguir conservando ese tipo de ecosistemas. Y no solo por él, claro.

Adulto nupcial de fumarel aliblanco en vuelo (Armenia 6-5-2016). Foto de Salva Solé.

Las aves de la A a la Z SEO Birdlife
Servidor d’Informació Ornitològica de Catalunya
Birds of the World