Pardillo ártico: desafiando el frío

Hasta hace pocos años se le conocía como pardillo de Hornemann pero la ciencia y su nomenclatura no cesa de evolucionar y allí vamos much@s, con la lengua fuera para mantenernos al día.

Sus ecosistemas de preferencia son la tundra con abedul enano, sobre todo en hondonadas protegidas, bosques clareados de abedul, zonas con coníferas dispersas y atrofiadas, bosques ribereños de saucos y alisos… También frecuenta llanuras aluviales. La ventaja de habitar ambientes tan “mal comunicados” y hostiles es que el ser humano no lo está diezmando y sigue siendo común en muchas tundras del planeta.

El pardillo ártico es un fringílido audaz que se ríe del frío porque habita, como quien dice, el Polo Norte. Los reproductores más septentrionales nidifican en las tundras de Siberia y Canadá, así como en el oeste de Groenlandia e incluso en la enorme, gélida y remota isla Ellesmere. En muchas zonas del ártico extremo es residente pero, en invierno, los menos resistentes, más glotones o viajeros (es difícil saber porqué unos ejemplares se marchan y otros se quedan) “bajan” hasta el sur de Escandinavia, centro de Asia y norte de EE.UU. Como límite meridional, en el eBird podemos ver citas de esta especie en los estados de Virginia y Colorado, puntos de Mongolia, alrededores de Pekín y la isla de Sapporo (Japón). Así que en Catalunya y la península ibérica lo tenemos crudo: no lo he visto citado ni siquiera como rareza en el listado de SEO/BirdLife de Aves de España del 2019. E incluso en el norte de Noruega es un reproductor relativamente escaso.

De punta de pico a punta de cola mide entre 11,5 y 14 cm. El macho se ilustra en las dos fotos ya que no conseguí retratar a la hembra que, al igual que el macho en plumaje de eclipse (no reproductor) se parece mucho al pardillo sizerín (Passerell golanegre), ya que ambos tienen partes laterales y delanteras estriadas. El macho en plumaje nupcial (como en las fotos) pierde las estrías y a la hembra se le quedan solo en los flancos. El matiz rosado en el pecho es exclusivo de los machos.

Asombra que un animal de sangre caliente con tan poca masa (entre 10 y 20 g) sea capaz de sobrevivir a meses de temperaturas extremadamente bajas alimentándose solo de semillitas. En verano también pica insectos pero entonces, salvo para cebar a los pollos, los invertebrados son menos necesarios para la supervivencia.

Macho de Pardillo ártico (Kougarok Road-Nome-Alaska 6-6-2008). Foto de Salva Solé.

Macho de Pardillo ártico (Kougarok Road-Nome-Alaska 6-6-2008). Foto de Salva Solé.

Birds of the World