Zorzal alirrojo: entre bosques húmedos y prados

Las fechas dependen de cuanta nieve caiga y cuanto frío haga en Europa, pero digamos que hacia mediados de otoño llegan los zorzales alirrojos a Catalunya. Es una invasión discreta e irregular: unos años vienen bastantes y aun así son escasos en comparación con otras especies. Hay años en los que cuesta dar con alguno. Se instalan sobre todo en las comarcas norteñas con climas húmedos ya que son aves propias del ambiente eurosiberiano, como el camachuelo común (Pinsà borroner) y el carbonero palustre (Mallerenga d’aigua). Lo habitual es que frecuente terrenos de mosaico mezcla de bosques y prados. Cría en la taiga húmeda y en la tundra con abedules enanos.

Entre finales de noviembre y febrero, el mejor sitio que conozco para buscarlo (y aun así con paciencia) es el entorno de las balsas que hay al inicio del recorrido del Mas de Matxerri (Mas de Melons, Lleida) según se viene desde Castelldans.Ahí se ríe de las generalizaciones porque el clima de la región no es precisamente eurosiberiano y demuestra que te lo puedes topar en cualquier lugar. Otros enclaves donde lo veo de tanto en tanto son el Parc Nou y la Font de la Moixina, en Olot.

De punta de pico a punta de cola mide entre 20 y 24 cm (mismo tamaño que el zorzal común o Tord comú) y, tal como sucede con los zorzales – aunque no con los mirlos – carece de dimorfismo sexual, de manera que machos y hembras presentan idéntico aspecto. A poco que te fijes, es fácil de distinguir: incluso si los costados rojizos quedan tapados por las alas, la ceja clara muy nítida y larga, así como la base amarilla del pico, lo delata de lejos. Al igual que tantas otras aves, durante los meses cálidos se alimenta básicamente de invertebrados y en los meses fríos consume más semillas y bayas. Lo que sorprende es que entre sus presas consten pequeños cangrejos, bicho que no tenemos tan asociado a la dieta de un zorzal. Eso sucede, supongo, durante el verano en las costas de Islandia y Escandinavia.

Se reproduce en el norte de Escocia, Islandia, Escandinavia, norte de Polonia, Bielorrusia y los países bálticos (Lituania, Letonia y Estonia). También en la Rusia occidental y, desde allí, casi hasta los confines orientales de Siberia. En otoño abandona las zonas de reproducción y emigra hacia la Europa templada y a regiones dispersas de Oriente Medio y Próximo, con las citas anuales más orientales en el SO de Turkmenistán. Por el otro extremo llega hasta el SO de Marruecos. Aunque los que han criado en Polonia pueden invernar en Alemania, a menos de 200 km de distancia, los que lo hicieron al este de la provincia siberiana de Yakutia, para llegar a Turkmenistán han de volar, si lo hacen en estricta línea recta, 5.500 km.

Se calcula que la población europea de zorzal alirrojo está entre los cinco millones y los seis y medio pero se le considera casi amenazado a causa de su sensibilidad a las oscilaciones climáticas estacionales que reducen su éxito reproductivo y que son cada vez más frecuentes. Se estima que la población europea ha descendido entre un 25 y un 30% en los últimos quince años lo cual, técnicamente, se puede considerar una burrada.

Zorzal alirrojo (Garrotxa 10-12-2017). Foto de Salva Solé.

Zorzal alirrojo (Garrotxa 10-12-2017). Foto de Salva Solé.

Las aves de la A a la Z SEO Birdlife
Servidor d’Informació Ornitològica de Catalunya
Birds of the World