Gaviota tridáctila: genuinamente pescadora

El reducto de cría más meridional de esta especie (pocas parejas) se encuentra en el Cabo Vilán y las Islas Sisargas (Galicia). En el resto de la península ibérica es un ave pelágica que aparece en invierno. Como suele vivir mar adentro, yo nunca la he divisado desde las costas catalanas, aunque sí que es visible (con las condiciones climáticas adecuadas) por ejemplo en el Cap de Creus. Las fotos que ilustran este artículo están hechas en dos distintas salidas marinas en barco desde Roses, actividad que cada año organiza la delegación de SEO de Barcelona.

Con entre 38 y 41 cm de punta de pico a punta de cola, la gaviota tridáctila es del tamaño de la cabecinegra (Gavina capnegre) y los mayores ejemplares de gaviota reidora (Gavina comú). Machos y hembras presentan el mismo aspecto, si bien los machos son, en promedio, algo mayores que las hembras. Con un pico amarillo y corto, los adultos nupciales en vuelo solo pueden confundirse con la gaviota cana (Gavina cendrosa) rara en Catalunya.

El patrón de motas blancas en las plumas primarias negras es una buena pista para distinguirlas. Curiosamente, los juveniles del tridáctila (foto de cabecera) son muy propios, con esa franja negra en el ala y los “collares” oscuros. En invierno, el adulto también muestra “collares” (más grises, en su caso). En la foto de abajo, captada a primeros de abril, vemos un adulto que ya está cerca de perder las marcas del cuello, aproximándose al plumaje nupcial.

Al igual que muchas aves marinas, la gaviota tridáctila solo toca tierra para reproducirse, mientras que el resto del año nomadea por los mares, bien a pocos kilómetros de las colonias, bien tras una migración que puede ser larga. Nidifica en estrechas cornisas – a veces de no más de de 8 cm – en acantilados. Localmente, también en edificios, como en las Islas Lofoten (Noruega). El nido, que se construye con lodo y vegetación, va creciendo de año en año, atendido por la misma pareja. Y, nido que se descuida, nido cuyo material roban otras parejas.

Esta gaviota es principalmente ictiófaga (dícese de quien come peces) aunque también consume invertebrados tales como pequeños calamares e incluso anfípodos (crustáceos minúsculos). La tridáctila se ríe de muchas de sus parientes porque, a diferencia de tantas gaviotas, ella no rebusca entre la basura: entiende que la comida son cosas vivas que hay que capturar. El problema se presenta cuando confunde un cacho de plástico con una sepia juvenil…

En Catalunya, su presencia es muy variable de uno a otro invierno ya que depende de múltiples factores climáticos de alcance europeo. Hay años en los cuales abunda e incluso se la ha llegado a ver en el interior, como sucedió durante el invierno 2008/2009, cuando se contabilizaron 50 ejemplares en el embalse de Sau y otros 60 en distintos embalses de la cuenca del Ebro, la Noguera y el Segre. Y un máximo de 107 individuos divisados en un solo día de febrero en el Cap de Creus. Ese año, a causa de un importante temporal, se pudo hablar de una irrupción de tridáctilas en Catalunya. Otros años, escasea. Sus hábitos pelágicos (y la falta de presupuesto) han impedido que se lleven a cabo censos de esta especie en aguas litorales de Catalunya, así que carecemos de datos fiables al respecto. No obstante, es una gaviota de aparición regular que no se considera rareza, si no una invernante escasa que se reparte a lo largo de toda la costa. En aguas del cantábrico y de Galicia es común e incluso abundante durante el invierno.

De forma discontinua, su distribución mundial abarca todo el ártico. Y también hay importantes colonias en latitudes más bajas: Reino Unido, Irlanda, NO de Francia y SE de Canadá. En esa franja climática está presente todo el año, mientras que es estival en las zonas más norteñas. En invierno se extiende por la mitad septentrional de los océanos Atlántico y Pacífico. Las tridáctilas más viajeras vuelan hasta dejar atrás las islas de Cabo Verde, llegando frente a Liberia. En Norteamérica, como mucho, baja hasta Florida, por un lado, y el norte de California, por el otro. Aunque entra en el mediterráneo, parece que normalmente se queda entre el estrecho de Gibraltar y Sicilia.

Se da la paradoja de que, siendo la gaviota más abundante del planeta, su estatus de conservación esta clasificado de “Vulnerable” ya que, mientras que en el año 2006 se estimó su población en un máximo de 18.000.000 de individuos, para el 2017 ya solo eran 15.700.000 (probablemente menos) y la tendencia sigue siendo de rápida disminución. Se ha identificado una retahíla de factores causantes de ese descalabro: desde la sobrepesca que las deja sin presas, a los vertidos de crudo, pasando por colisiones en parques eólicos marinos, intoxicación – concentrada en los huevos – por mercurio, selenio y compuestos organoclorados, atragantamiento con plásticos… Todo un catálogo del desprecio industrial y político por el medio ambiente.

Gaviota tridáctila (Salida pelágica de Roses 4-4-2009). Foto de Salva Solé.

Las aves de la A a la Z SEO Birdlife
Servidor d’Informació Ornitològica de Catalunya
Birds of the World

About Salvador Solé

Ornitólogo, fotógrafo, viajero y articulista. Socio de SEO/BirdLife desde 2002, colabora con el Grupo Local SEO Barcelona desde su fundación en 2010 y desde el mismo imparte cursos y charlas, también es guía de excursiones ornitológicas divulgativas.