Cisne vulgar: fiel y poderoso

Nuestro protagonista de hoy se ríe de la vulgaridad porque será muchas cosas, pero vulgar no: una vez más debemos arrear con una denominación inadecuada que, a diferencia de otras, todavía no ha sido corregida.

Para empezar, es una de las aves voladoras más pesadas, con una media de 8.8 kg la hembra y 10.2 kg el macho, aunque el récord lo tiene un macho que pesaba 15 kg. Los ejemplares de ambos sexos solo presentan diferencias en el tamaño pero tanto da porque un macho pequeño puede ser algo menor que una hembra grande. Su envergadura alar está entre los 2 y los 2,4 m. De punta de pico a punta de cola alcanza 152 cm, con el cuello estirado.

Tiene un pariente – el cisne trompetero (Cygnus buccinator) – de cuello algo más largo (160 cm en total, como medida máxima) pero que no pasa de los 12 kg de peso.

Al igual que otras grandes aves, los cisnes vulgares son mayormente monógamos y la fidelidad a la pareja de por vida es un hecho en el 87% de los casos. No olvidemos que buscar pareja supone una inversión de tiempo y energía. Aun así, hay un 9% de “divorcios” entre parejas que fallaron en la reproducción, pero también un curioso 3% de separaciones entre las que tuvieron éxito. Si muere uno de los cónyuges, el otro acabará de sacar adelante a la descendencia y luego buscará nueva pareja. Si se unen un macho mayor y una hembra joven, la pareja se trasladará al territorio del macho, pero si es un macho joven y una hembra adulta, se instalarán en el territorio de ella pues parece claro que, en este tipo de decisiones, manda la edad ya que un ejemplar maduro suele haber defendido un territorio mejor que el de cualquier joven.

Su hábitat son los medianos y grandes cuerpos de agua (lagos y ríos) a baja altitud, pero se adapta a estanques artificiales y embalses. Tolera cierto grado de salinidad en estuarios y lagunas litorales, sobre todo durante el invierno.

El cisne vulgar usa su superioridad física para expulsar a otras anátidas de su territorio de cría y eso es un problema allí donde ha sido introducido pues le complica la vida a las aves autóctonas. Por ejemplo, años atrás, los cisnes residentes frustraron el intento reproductivo espontáneo de una pareja de porrones pardos (Morell xocolater) en los Estanys d’Europa (Aiguamolls de l’Empordà). Elegante y poderoso, sí, pero también intolerante y agresivo.

No es verdad que sea mudo ya que tiene un repertorio de gruñidos, trompeteos, bufidos y silbos que, ciertamente, no se oyen de lejos, a diferencia de lo que sucede con otros cisnes.

Aunque es un ave mayoritariamente vegetariana que consume plantas acuáticas, a temporadas también pica ranas, sapos, renacuajos, caracoles, insectos y sus larvas. A eso hay que sumar el pan y otros manjares humanos que le echa la gente allí donde convive con ella.

Las poblaciones sedentarias se mezclan con otras migratorias así que, mientras hay ejemplares que vuelan unos pocos miles de kilómetros al año – por ejemplo, los que viajan entre el norte de Kazajistán y el sur de Irán – otros apenas se mueven de su sitio. O solo se marchan cuando el invierno hiela los lagos y ríos, obligándolos a buscarse la comida más al sur. El cisne vulgar, introducido desde hace tiempo, se ha asilvestrado en la península ibérica, EE.UU., Nueva Zelanda y Japón. Pero en muchos otros lugares se le continúa usando como ornamento de parques y jardines, tanto públicos como privados, si bien no ha logrado reproducirse o expandirse fuera de ellos. Parece ser que sus primeras introducciones, a lo largo de Eurasia, datan de la edad media y se debieron a motivos culinarios.

Su área de distribución (introducciones contemporáneas aparte) abarca desde Irlanda, Europa Central y sur de Escandinavia hasta el NE de China, aunque solo de manera discontinua, con grandes vacíos de presencia en ese enorme territorio. Dada su adaptabilidad a entornos antropizados y a que, de la mano del hombre, se está expandiendo geográficamente, se le considera no globalmente amenazado.

En Catalunya, la mayor concentración permanente de cines vulgares se da en el Estany de Utxesa (Segriá), donde ha empobrecido mucho la población de otras anátidas. También se reproduce, desde hace más de tres décadas, aunque en menor número, en Aiguamolls de l’Empordà.

Cisne vulgar (Aiguamolls de l'Empordà 20-1-2015). Foto de Salva Solé.
Cisne vulgar (Aiguamolls de l’Empordà 20-1-2015). Foto de Salva Solé.

 

Las aves de la A a la Z SEO Birdlife
Servidor d’Informació Ornitològica de Catalunya
Birds of the World

Salvador Solé

Ornitólogo, fotógrafo, viajero y articulista. Socio de SEO/BirdLife desde 2002, colabora con el Grupo Local SEO Barcelona desde su fundación en 2010 y desde el mismo imparte cursos y charlas, también es guía de excursiones ornitológicas divulgativas.

El portal web GLSEOBarcelona da acceso a los contenidos elaborados por el Grupo Local SEO Barcelona de SEO/Birdlife quien podrá utilizar cookies propias y de terceros para mejorar la oferta de sus servicios. Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso. Puede obtener más información en Aviso Legal, en su apartado Política de cookies.