Reseña de la salida ornitológica al Montsec

La salida del pasado día 15 para visitar el sector más oriental de la serra del Montsec nos llevó a recorrer casi 450 km. en busca de aves y se saldó de forma positiva al menos en lo que a rapaces se refiere, aunque nos faltó avistar al águila de Bonelli, cosa que facilita la excusa para volver a este fantástico paisaje del prepirineo catalán.

Track completo de la excursión desde Barcelona

Track completo de la excursión desde Barcelona

Track completo ampliado

Track completo ampliado

 

 

 

 

 

 

Desde luego tuvimos un día estupendo en lo meteorológico, con sol toda la mañana, nubes al atardecer y algo de lluvia justo antes de la partida de vuelta a Barcelona, pero nada de viento ni mucho menos frío. La primera parada en els plans de Sió, con los campos recién sembrados de cereal y los trigueros, calandrias, totovías y cogujadas cantando sin cesar, nos trajo la sorpresa de un inmaduro de águila real al que sorprendimos a escasos 50 m. sobre un árbol, y que se alejó de su posadero un centenar de metros para aterrizar sobre otro árbol donde la pudimos contemplar a placer ya que no se volvió a mover a pesar de la insistencia con que la escoltaban un grupo de urracas.

Águila real escoltada por un grupo familiar de urracas

Águila real escoltada por un grupo familiar de urracas

No debía faltarle alimento a la bella cazadora a juzgar por la gran cantidad de huras de conejo que vimos. Tampoco escaseaban las perdices, que correteaban nerviosas por los campos resistiendo a levantar el vuelo. Y la muestra del secano la cerró un mochuelo que a nuestra llegada se escondía raudo en su pared de piedra, por lo que sólo algunos ocupantes del primer vehículo ( de los cuatro que componían la comitiva) pudieron llegar a verlo.

La siguiente parada, ya en Vilanova de Meià, nos sirvió de avituallamiento y recabamos información sobre el estado de las pistas forestales. Nos acercamos a la base de los cortados calcáreos en un recorrido que no dio sus frutos y proseguimos luego hacia la Vall de Barcedana donde sí pudimos observar a placer especies como el halcón peregrino (posado alimentándose de un pajarillo).

Camino por la base del Montsec de Rúbies

Camino por la base del Montsec de Rúbies

Vall de Barcedana con el Montsec de fondo

Vall de Barcedana con el Montsec de fondo

 

 

 

 

 

 

 

La ruta siguió hasta el embalse de Terradets, donde tomamos el segundo avituallamiento acompañados de somormujo lavanco y gaviota patiamarilla. Subimos a continuación hasta el vertedero de Tremp, donde sabíamos que  no fallaría el milano real, además de cuervos, cornejas, buitres y un bando mixto de estorninos pintos y negros de miles de aves.

Corvus corax

Corvus corax

Milvus milvus

Milvus milvus

 

 

 

 

 

 

La última parada de la jornada la realizamos en l’espai d’interès natural dels Estanys de Basturs, de origen cárstico, donde anotamos al pico picapinos y al trepador azul.

Hicimos la ya tradicional foto de fin de fiesta, aunque faltaba Neus que ya se había marchado cap a Lleida, mientras caían algunas gotas que invitaban al resto a volver a BCN.

El grupo casi al completo.

El grupo casi al completo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El resumen de la jornada para los ornitoaficionados es el siguiente:

  • Ánade real
  • Perdiz roja
  • Somormujo lavanco
  • Cormorán grande
  • Buitre común
  • Águila real
  • Milano Real
  • Aguilucho lagunero
  • Ratonero común
  • Gavilán
  • Cernícalo vulgar
  • Halcón peregrino
  • Gaviota patiamarilla
  • Paloma torcaz
  • Tórtola turca
  • Mochuelo europeo
  • Pico picapinos
  • Alondra vulgar
  • Cogujada sp.
  • Alondra totovía
  • Calandria
  • Avión roquero
  • Lavandera blanca
  • Petirrojo
  • Zorzal charlo
  • Mirlo común
  • Carbonero común
  • Herrerillo común
  • Trepador azul
  • Urraca
  • Arrendajo
  • Chova piquirroja
  • Corneja negra
  • Cuervo
  • Estornino pinto
  • Estornino negro
  • Gorrión común
  • Gorrión molinero
  • Pinzón vulgar
  • Verdecillo
  • Escribano montesino