Oropéndola europea: canto místico

Este es el único representante europeo de una familia integrada por 38 especies distribuidas por África, Eurasia, Sudeste asiático y Australia.

En aparente contradicción con su llamativo plumaje, se trata de un paseriforme muy tímido y, aunque su canto es fácil de oír e identificar, hace falta paciencia para alcanzar a verlo ya que, entre las hojas verdes iluminadas por el sol, los colores que viste se camuflan bien. Normalmente permanece dentro de las copas de los árboles, bastante arriba. La mayoría de las veces lo detectaremos cuando vuela ya que, incluso de reojo, ese veloz trazo de amarillo limón y negro resulta inconfundible.

De punta de pico a punta de cola mide entre 24 y 25 cm. En ambas fotos muestro al macho porque todavía no he conseguido retratar a la hembra, que tiene pecho y vientre blancos con finas pintas oscuras y las alas entre marrón y verde oscuro, con solo las plumas primarias negras. El antifaz de la dama se reduce a un rastro de tono pardo claro entre la base del pico y el ojo.

En Catalunya se le puede encontrar sobre todo (pero no exclusivamente) en arboledas caducifolias bien desarrolladas y asociadas a cursos de agua, aunque a veces también relativamente alejadas de ellos. Si hay huertos frutales cerca, todavía mejor. En otros países habita casi cualquier terreno mediana e incluso escasamente arbolado por debajo de los 1800 m.s.n.m.

Nos visita entre abril y septiembre ya que viene aquí a criar pero pasa el invierno al sur del Sáhara. Es, pues, un ave migratoria. Curiosamente, suele viajar de noche, aunque en primavera también de día.

Se alimenta de una gran variedad de invertebrados, desde lombrices a cigarras pasando por larvas diversas, mariposas, libélulas y termitas. Solo de tarde en tarde se zampa algún pequeño vertebrado (lagartija, rana, pollito…). También es una gran consumidora de bayas y frutas. Le chiflan las cerezas. Y no le hace ascos al polen, al néctar y las semillas. En consecuencia, con semejante amplitud trófica, se ríe del hambre y su dieta varia mucho, tanto de un lugar a otro como de una a otra época del año.

El mapa de distribución nos explica que, como muy al sur, se reproduce en climas mediterráneos de Marruecos y Argelia, así como en contados enclaves de la península arábiga. Como extremo oeste cría en Portugal y a lo largo de la Europa occidental hasta el sur de Finlandia. Desde allí continúa hacia el este, sin subir más, hasta el tercio occidental de Mongolia. En Oriente Medio se adentra hasta el norte de Irán. Empezó a nidificar en el SE de Inglaterra hacia 1960 y, en general, se observa una lenta colonización estival en dirección norte.

Pasa el invierno en la mitad meridional de África, desde la República Centroafricana hacia el sur.

En Europa, su estado de conservación es bueno ya que, solo en Catalunya (datos ICO del 2002) se le calculó una población que oscila entre los 45.000 y los 70.600 ejemplares. Le favorece el retorno del arbolado como resultado del abandono de la agricultura en muchas zonas rurales.

Macho de Oropéndola europea (Georgia 3-5-2016). Foto de Salva Solé.

Macho de Oropéndola europea (Georgia 3-5-2016). Foto de Salva Solé.

Las aves de la A a la Z SEO Birdlife
Servidor d’Informació Ornitològica de Catalunya
Birds of the World

About Salvador Solé

Ornitólogo, fotógrafo, viajero y articulista. Socio de SEO/BirdLife desde 2002, colabora con el Grupo Local SEO Barcelona desde su fundación en 2010 y desde el mismo imparte cursos y charlas, también es guía de excursiones ornitológicas divulgativas.

One Reply to “Oropéndola europea: canto místico”

  1. Kasia

    Tengo mucha suerte porque donde vivo ahora se oyen muchas oropéndolas y también se puede observar volando entre árboles. Es mi bimbo de este verano, que preciosidad de ave!
    Impresionantes las fotos de este artículo!

Comments are closed.