Excursión al Parc Fluvial del Besòs

Como todo el mundo sabe, la primavera es una explosión de colores y perfumes, todo el mundo adora a la primavera. Pero, lo que no todo el mundo sabe, es que los pájaros se vuelven locos en el intento de conquistar a las hembras, dan rienda abierta a todo su repertorio de cantos, sus plumajes adquieren tonos intensos y en algunos casos espectaculares, y, sobre todo, lo más importante: van tan despistados que se dejan observar. Bueno, un poco mejor de lo habitual, vamos.

 

Foto de grupo (Foto de Roge Moreno)

 

El domingo 13 de abril hacía un día maravilloso, soleado, temperado, perfecto. Decidimos aprovecharlo para explorar el Parc Fluvial del Besòs, en la parte del río que se sitúa al norte de Barcelona separándola de Sant Andreu.

Formamos un grupo grande y heterogéneo de 13 personas, el mayor, Casimiro, de 69 años, y la más joven, Laura, de 6 años, ambos veteranos de las excursiones organizadas por el Grup Local SEO Barcelona.

A primera hora abordamos el río por la orilla sur, donde pudimos observar la mayoría de especies. A continuación exploramos la orilla opuesta que consta de una enorme zona de uso público, la cual estaba abarrotada de gente caminando, haciendo deporte y paseando a los perros. Por este motivo, quizás, avistamos un número reducido de especies, probablemente afectadas por la invasión humana, incluyéndonos a nosotros, claro.

A continuación se presenta la lista de aves observadas:

  1. Ánade Real
  2. Andarríos chico
  3. Avión común
  4. Buitrón
  5. Cigüeñuela
  6. Carbonero común
  7. Cotorra argentina
  8. Curruca capirotada
  9. Chorlitejo chico
  10. Estornino pinto
  11. Garceta común
  12. Garza real
  13. Gaviota patiamarilla
  14. Golondrina común
  15. Gorrión común
  16. Gorrión molinero
  17. Jilguero
  18. Lavandera blanca
  19. Martinete
  20. Mirlo común
  21. Paloma cimarrona
  22. Paloma torcaz
  23. Polla de agua
  24. Ruiseñor bastardo
  25. Tórtola turca
  26. Urraca
  27. Vencejo común

Además, vimos a un conejo, a varias carpas serpentear en aguas poco profundas, y a una rapaz diurna cetrera que volaba a lo lejos.