Lechuza común: inquietante extraterrestre

Ese rostro, extraterrestre como una máscara tribal Kachina (indios Hopi) no puede dejar indiferente a nadie. Si además oyes su inquietante reclamo – un chirrido difícil de olvidar – entiendes perfectamente que se la considerase sobrenatural o asociada a seres sobrenaturales. Desde luego, se parece poco al típico buhíto simpático de grandes ojos amarillos. El ser humano nunca la ha tratado bien, aunque eso es algo que ha hecho con un montón de animales e incluso plantas, por no hablar del propio ser humano… Sin embargo, hasta que llegaron la agricultura extensiva y los pesticidas, era un ave común en el ámbito rural y a menudo criaba en ruinas, campanarios, desvanes y pajares; barn, en inglés, significa “granero”. Un campesino observador la dejaría en paz y facilitaría su presencia ya que es un azote para la población de roedores que se comen las cosechas, igual que los murciélagos combaten a los mosquitos. Pero en vez de nombrarla benefactora por sus hechos, se la declaró maldita por su aspecto y nocturnidad. La lechuza, como tantos otros seres vivos, se ríe de nuestra estupidez.

En el año 2002, el ICO estimó en entre 4.400 y 5.400 ejemplares maduros su población catalana. Ignoro cómo le ha ido desde entonces pero ya por aquellas fechas estaba clasificada de “Vulnerable” y, en Europa, se consideraba en declive. Acepta el uso de cajas-nido pero a condición de que en su entorno haya suficiente comida durante todo el año. Y se la deje en paz.

Esta dama, aunque de hábitos sedentarios, no solo es buena para la agricultura si no también una redomada cosmopolita que, a lo largo y ancho del planeta, se ha adaptado a climas diversos. Por el sur alcanza Tierra del Fuego, con algunas citas en Ushuaia y, más curioso aún, sobrevolando el mar a más de medio camino de la Antártida. Sin embargo, en Nueva Zelanda solo se la cita como rareza, aunque es residente en Australia y el entorno de Cape Town (Sudáfrica). Por el norte no es tan audaz y se queda en el sur de Canadá y de Suecia. Pero está extendida en ambas Américas, África (excepto el Sáhara y las zonas más selváticas) Europa, Turquía, Península Arábiga, la India, Sureste Asiático, Australia, Papua Nueva Guinea, las islas Salomón, Vanuatu y Hawai. Si bien en pocos sitios se puede decir que abunde, dada su ubicuidad y diversificación (28 subespecies) no se la considera globalmente amenazada, a pesar de que se desconoce el estatus de muchas poblaciones.

Su aspecto es bien conocido pero os sorprendería lo oscuras que son algunas subespecies insulares como T. a. detorta, T. a. thomensis y T. a. nigriscens propias, respectivamente, de las islas de Cabo Verde, Sao Tomé y Dominica. También varía mucho en tamaño: entre 29 y 44 cm de punta de pico a punta de cola. Aunque las hembras tienden a ser algo más grandes que los machos, lucen el mismo aspecto.

Cría en cualquier tipo de hueco, sea un árbol, un acantilado e incluso entre balas de paja. Como anécdota, se documentó una pareja que excavó su propia cavidad en un talud de tierra blanda (estado de Colorado, EE.UU. año 1968). También aprovecha nidos abandonados de cuervos y rapaces ya que ella (normalmente, la hembra) solo aporta un lecho de egagrópilas deshechas sobre el que pone los huevos. Sus ecosistemas preferidos son los abiertos: desde semi-desiertos a zonas agrícolas pasando por marismas, herbazales, sabana… Algunas razas insulares se han adaptado a la selva. Si hay abundancia de alimento (por ejemplo, en el entorno de vertederos) se adapta tanto como puede. Y no es que coma cualquier cosa pues se alimenta mayoritariamente de roedores: musarañas, ratones, ratas, topillos, ardillas voladoras, conejos e incluso liebres. Como complemento a esa dieta se han citado murciélagos, mofetas, comadrejas, armiños, estorninos y zorzales. En raras ocasiones captura reptiles, anfibios, escorpiones o cangrejos de río.

Lechuza común (ssp delicatula) (Hay Plains-East Australia 8-11-2017). Foto de Salva Solé.

Las aves de la A a la Z SEO Birdlife
Servidor d’Informació Ornitològica de Catalunya
Birds of the World

Salvador Solé

Ornitólogo, fotógrafo, viajero y articulista. Socio de SEO/BirdLife desde 2002, colabora con el Grupo Local SEO Barcelona desde su fundación en 2010 y desde el mismo imparte cursos y charlas, también es guía de excursiones ornitológicas divulgativas.

El portal web GLSEOBarcelona da acceso a los contenidos elaborados por el Grupo Local SEO Barcelona de SEO/Birdlife quien podrá utilizar cookies propias y de terceros para mejorar la oferta de sus servicios. Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso. Puede obtener más información en Aviso Legal, en su apartado Política de cookies.