mirando águilas: gavilán en Collserola

En su Manifiesto por las Aves y la Calidad de Vida, SEO/Birdlife nos señala que las aves son nuestra guía y el termómetro de nuestra salud ambiental. Comprometerse con ellas es aliarse con nuestra propia existencia como individuos y como sociedad. Aunque en el día a día se nos olvide, aunque vivamos en la ciudad y viajemos por autopista, nosotros somos también naturaleza. Nos invita a observar las aves, disfrutar de ellas, admirar su vuelo y sus colores y seguir también la estela que nos marcan en defensa de la Tierra .  Una ciudad  y sus parques son también naturaleza y sus aves son clave para entender, amar y cuidar la naturaleza, pero también está claro que nos gusta mirar a los pájaros.

Situemos la acción en las faldas de la Serra de Collserola, en las afueras de la ciudad de Barcelona, una mañana de un jueves de Noviembre, poco más de las diez. Un cielo encapotado por las nubes y que no se anima a llover. La acción transcurrirá en fracciones de minutos, si me dio de sí para ver un bimbo en vivo y en directo en la plaza del edificio central del Parc del Laberint.

mirando águilas: gavilán en Collserola / Crónica de caza de una rapaz en el Parc del Laberint.Estaba el autor descansado en el intervalo de la media hora del desayuno junto a un compañero, tomando su infusión en uno de los bancos existentes en la plaza. Había cierta algarabía de aves volando por los alrededores, entre estorninos y urracas; y entre estas un ave rapaz anda por la escena y protagonizará las secuencias que a continuación relato. Una serie de graznidos y piares dolorosos salieron del silencio en el que me encontraba, algarabía de sonidos incondicional de presa cazada por su depredador, fijé la vista hacia la escena (no había visto antes una imagen semejante tan de cerca, en vivo); incrédulo observé como una rapaz apresaba en vuelo a su presa, en un principio pensé que era un halcón peregrino, pues empiezan a abundar por la ciudad y no es rara la vez que se avistan por los aledaños del parque, como también los cernícalos. La acción continuaba ya en el suelo, la presa que intentaba desprenderse y salir de las garras de la rapaz sin mucha suerte de escaparse, cada vez más oprimida entre las garras. Al acecho de esta escena una pareja de urracas, posada en el banco a un par de metros por si acaso la presa se escapaba. Pero ya no había escapatoria. La rapaz que aún no identificaba aprisionaba con fuerza al estornino, llevándoselo tras de un banco de la plazoleta. Hasta allí me acerqué sigilosamente, la rapaz seguía en su caza cuando, en una de las escenas, quedaron depredador y presa, cara a cara, arriba y abajo, lo que me permitió vislumbrar que aquello no era una rapaz común de la ciudad y el parque, sino una rapaz de zona forestal. Aquella majestuosa rapaz bien podía ser… un gavilán (Accipiter nisus).

Seguí observando la escena ante el asombro de varios compañeros que ya se encontraban en la plazoleta y cuando estuve seguro de no interferir en la caza del estornino intenté tomar alguna secuencia cercana, pero el gavilán con la situación ya bien controlada decidió no salir más en las fotos, y de un suave y ágil aleteo voló hacía las techumbres del edificio para desaparecer hacía el bosque dónde podría sin duda despedazar y comer más tranquila a su presa.

One Reply to “mirando águilas: gavilán en Collserola”

  1. javier regidor

    Hola, he visto esta noche fotos del gavilán por internet con mas detenimiento y sí creo que lleva razón Marc.. Pues más razón para ser Bimbo.

Comments are closed.