Alondra cornuda: divagante extendido

Hasta el año 2010, la presencia de algún ejemplar de esta especie en aparente estado natural (divagante genuino) ha sido homologada cuatro veces en la península ibérica, tres de ellas en Asturias: Gijón, en octubre de 1994, ría de Villaviciosa en febrero del 2005 y Gozón en octubre de 2007. La cuarta se vio en Baztán, Navarra (enero 2010). Ignoro si hay alguna cita posterior cuyo dato no he sabido encontrar (el presente artículo data de febrero del 2022). En cualquier caso, es de esas especies que, para nosotr@s, son raras, raras. Sin embargo, se le considera uno de los paseriformes más extendidos del planeta. La deforestación ligada a la industria agropecuaria le ha favorecido mucho y por ahora puede reírse de la extinción. Sus núcleos de población más sureños están en Colombia, sur de México y el Atlas de Marruecos.

Es el único aláudido que vive en América, si exceptuamos la limitada y reciente colonización de la alondra común (Alosa comú) en el oeste de Alaska. Sus dos principales ”macroregiones” de residencia y abundancia serían Kazajistán, Mongolia y China – extendiéndose por el oeste hasta Croacia – y casi todos los EE.UU, además de la mitad norte de México. Como especie estival ocupa buena parte de Canadá, Alaska, Noruega y la mitad septentrional de Rusia. Curiosamente, está ausente de Islandia y Groenlandia. Las poblaciones de alondra cornuda invernantes más meridionales de Europa las encontramos en el litoral NO de Francia.

De punta de pico a punta de cola mide entre 16 y 20 cm, siendo los machos, en promedio, levemente mayores y más oscuros que las hembras. Su diversificación ha sido espectacular en cuanto a subespecies reconocidas: nada menos que 42. No obstante, en cuanto a aspecto, la variación es relativamente modesta, con subespecies más pálidas y carentes de tonos cálidos frente a otras con grandes zonas del plumaje anaranjado y, en general, más oscuras. Las hay sin amarillo en cara y garganta y otras con esas partes de un amarillo bastante vivo. Sin duda es uno de los aláudidos más bonitos y elegantes.

Otro rasgo de diversificación lo delata la variedad de ecosistemas que habita, desde dunares costeras hasta altas montañas, rehuyendo – eso sí – bosques y arboledas ya que es un paseriforme propio de espacios abiertos, secos y con vegetación baja (o bajísima) tales como la tundra, altiplanos, estepas de hierba corta, desiertos, playas arenosas y terrenos agrícolas de secano. Presente desde el nivel del mar hasta los 4000 m de altitud. En el paleártico cría casi exclusivamente en estepas áridas y tundra.

Es un ave mayoritariamente vegetariana que se centra en las semillas. Parece que, dependiendo del año, en la parte baja del valle del río Colorado (EEUU) llega a perjudicar los cultivos que brotan (lechuga, trigo, avena…). No obstante, alimenta a sus pollos con insectos y los adultos también los consumen ocasionalmente.

En las fotos os muestro la subespecie penicillata, propia del Cáucaso, Turquía oriental y buena parte de Irán. Ambas imágenes las capté en Stepansminda (Georgia) durante el mes de abril (año 2016).

Alondra cornuda (Stepantsminda – Georgia 20-4-2016). Foto de Salva Solé.

Servidor d’Informació Ornitològica de Catalunya
Birds of the World

About Salvador Solé

Ornitólogo, fotógrafo, viajero y articulista. Socio de SEO/BirdLife desde 2002, colabora con el Grupo Local SEO Barcelona desde su fundación en 2010 y desde el mismo imparte cursos y charlas, también es guía de excursiones ornitológicas divulgativas.