Colirrojo de Güldentstädt: un pájaro de სტეფანწმინდა

¡No me preguntéis cómo se pronuncia Güldentstädt! Ni siquiera sé si es un apellido alemán o pertenece una de las muchas lenguas eslavas. Hasta a l@s castellanohablantes les resultará más fácil el nombre catalán.

La famosa guía Svensson (Omega ed. 2010) dedica la página 281 a ilustrar los cuatro colirrojos que pueden encontrarse en Europa y su entorno geográfico. Y este es uno de ellos. La hembra, que muestro en la foto de cabecera, podría pasar por la del colirrojo tizón (Cotxa fumada): si me la encuentro en los Pirineos, no me llamaría la atención. Pero se trata de una especie que, en el Paleártico occidental se distribuye exclusivamente por macizos montañosos de Georgia, Azerbaiyán y el confín NO de Irán.

De punta de pico a punta cola mide entre 15 y 18 cm lo que lo convierte en el mayor de los cuatro colirrojos aludidos. El dimorfismo sexual es radical (véase el macho en la foto de abajo) tal como sucede con casi todos los miembros del género Phoenicurus.

Su hábitat de cría se halla por sobre el límite del arbolado y cerca de las nieves permanentes, en lechos de arroyos secos, prados alpinos rocosos, pedregales con matorrales y hierba, collados altos y desfiladeros montanos. Como muy abajo, en los 3.600 m.s.n.m. y alcanzando los 5.200 e incluso los 5.500 m. Requiere una combinación de terreno rocoso y parches de vegetación resistentes al frío.

En invierno puede descender hasta los 1.500 m buscando laderas rocosas cubiertas de arbustos, cerca de arroyos y matorrales en el fondo de valles. Al subir tan alto en la época de reproducción, sufre pocas amenazas humanas y en el año 2000 se estimó que su población en el Cáucaso, la más numerosa en el Paleártico occidental, era de entre 1.200 y 6.000 parejas. No se ha estudiado cómo le afecta el calentamiento global, pero cabe suponer que, al igual que sucede con el lagópodo alpino (Perdiu blanca), le obligará a buscar zonas cada vez más elevadas con el riesgo de fragmentar su población, lo cual es una mala circunstancia para la variabilidad genética que mantiene sana y resiliente a cualquier especie.

Su dieta estival consiste en invertebrados alpinos, sobre todo polillas y arañas pero también coleópteros, moscas, hormigas, lombrices, saltamontes… En invierno mayormente come bayas y frutillas, complementadas con mosquitos que encuentra cerca del agua. Este pájaro se ríe de la monotonía en el menú pues, aunque se trata de un insectívoro, durante semanas – las más crudas del invierno – consume exclusivamente materia vegetal.

Más allá del Cáucaso encontramos su principal área de distribución mundial: un gran “anillo” irregular que deja vacías las regiones más occidentales de China pero abarca todo su entorno: centro y NO de China, SE de Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán, punta norte de Pakistán, y los Himalayas (india, Bután y SO de China).

Realicé las fotos cerca de Stepantsminda que, en alfabeto georgiano se escribe სტეფანწმინდა. Stepantsminda está en el valle del río Terek, enclavado en pleno macizo montañoso del Cáucaso pero, al hallarse a solo 1750 m.s.n.m. y ser zona de paso hacia la frontera rusa, goza de buen acceso por carretera. Eso sí, hay que ir cuando acaba de abrirse el paso de Jvari (2395 m) que en invierno y principios de primavera está cerrado durante largos periodos a causa de la nieve. Si vas tarde (mediados de mayo en adelante), el colirrojo de Güldentstädt ya ha desaparecido del fondo del valle y has de subir mucha montaña a pie para intentar dar con él.

Macho de colirrojo de Güldentstädt (Stepantsminda – Georgia 21-4-2016). Foto de Salva Solé.

Birds of the World

About Salvador Solé

Ornitólogo, fotógrafo, viajero y articulista. Socio de SEO/BirdLife desde 2002, colabora con el Grupo Local SEO Barcelona desde su fundación en 2010 y desde el mismo imparte cursos y charlas, también es guía de excursiones ornitológicas divulgativas.