Viaje a Gallocanta, febrero 2020

17 de febrero de 2020. Un año más volvemos a viajar a Gallocanta para rendir tributo a las grullas, que después de haber pasado una temporada entre nosotros se preparan para volver a su casa en el centro y norte de Europa.

Foto de Javier Ruíz

Las perspectivas no parecían muy favorables: temperaturas muy elevadas para la época del año y censos indicando que las grullas no están presentes en la cantidad habitual. El del 6 de febrero (invernada) 6.453 ejemplares y el del 13 de febrero (paso prenupcial) 5.734. Pero en cualquier caso, nuestra voluntad era firme y emprendimos el viaje.

Llegamos a nuestro destino sobre las 12 de la mañana y realizamos una primera parada el Centro de Interpretación de Bello, donde nos informaron que unas horas antes se había producido la marcha de unas 30.000 grullas que habían proporcionado un espectáculo impresionante. Aunque a primera vista podía parecer que era una mala noticia no fue así, sólo nos indicaba que el grueso de la migración prenupcial había comenzado antes de lo previsto, y ya las grullas abandonaban sus cuarteles de invierno, efectuando una parada en Gallocanta para reponer fuerzas.

Comenzamos a explorar la laguna y sus zonas limítrofes donde, además de las deseadas grullas, vimos otras aves habituales en la zona: calandrias, cogujadas, cornejas, escribanos trigueros, tarabillas, milanos reales, etc.

Cernícalo vulgar. Foto de Javier Ruíz

Camino del observatorio de la Reguera realizamos una parada y batimos el territorio con el telescopio y… ¡sorpresa, sorpresa! entre una importante bandada de avefrías, avistamos cinco avutardas (tres machos y dos hembras). Era la primera vez que las veíamos allí. En Gallocanta, las avutardas son habituales pero no en esta época del año tan temprana.

A las 6:30 de la tarde y a pesar de que el cielo estaba casi totalmente cubierto, cumplimos con el rito tradicional de esperar el atardecer para ver el regreso de las grullas a sus dormideros en la laguna.

Y al día siguiente ¡a madrugar para ver amanecer! y con él la salida de las grullas hacia los campos cercanos donde pasan el día alimentándose, aunque la temperatura ambiente no acompañaba a la magnífica visión de la levantada de estas espléndidas aves. (Ir a Gallocanta a “grullear” y no pasar frío, es como un jardín sin flores)…..

Grullas – Foto de Javier Ruíz

En un nuevo recorrido por la zona, volvimos a observar a las avutardas que estaban en el mismo lugar del día anterior. Como este año a la laguna de la Zaida le tocaba no estar inundada, continuamos hasta la de Guialguerrero, donde sólo pudimos contemplar un grupo de fochas y unas pocas parejas de ánades reales.

De regreso a Gallocanta advertimos cómo se preparaban las grullas para iniciar su marcha migratoria. Importantes bandos utilizaban las corrientes térmicas para tomar altura y, girando continuamente, lograban su objetivo entre un impresionante griterío. Era su mensaje de despedida, algo así como decirnos: “Hasta el año que viene”.

La tarde nos deparó alguna que otra sorpresita ornitológica, aguiluchos pálidos, esmerejones y mochuelos. Sobre las seis empezaron a llegar nuevos contingentes de grullas procedentes del sur que poblaron nuevamente la laguna. Por fin pudimos disfrutar de un atardecer espectacular. El cielo se tiñó con todas las gamas del rojo, mientras los bandos de grullas se iban acercando a pasar la noche y pudimos comprobar que había una cantidad muy elevada.

De nuevo el amanecer, esta vez sí hacía algo de frio: -5ºC. (Muy lejos de los -15ºC que sufrimos hace unos cinco años). Los movimientos de las grullas no fueron demasiado espectaculares, pues en esta época de migración prenupcial las grullas suelen quedarse por los alrededores de la laguna. Aunque había algo de niebla, localizamos muy cerca de Bello un grupo bastante numeroso que estaba alimentándose tranquilamente. Pudimos acercarnos sin espantarlas y conseguimos algunas fotos aceptables.

Grullas. Foto de Javier Ruíz

En un prado cercano detectamos la presencia de unos “pajaritos”. (¿Quizás aláudidos?) Pues vamos a ver – prismáticos en mano-  y ¡oh, sorpresa!: ¡eran 6 chorlitos carambolos buscando comida entre la hierba! La mañana comenzaba bien.

Continuamos pajareando y nos dirigimos hacia Las Cuerlas. Teníamos localizada una zona donde había varios chopos cabeceros (nombre popular que recibe el chopo negro tras ser sometido a una poda periódica para obtener madera, combustible y forraje) por donde merodeaban muchos paseriformes. Sobre uno de los árboles, un esmerejón hizo las delicias de Javier y se dejó fotografiar un ratito.

Esmerejón. Foto de Javier Ruíz

Un poco más adelante, la presencia de un aguilucho pálido hizo que mi copiloto se bajara precipitadamente del coche para fotografiarlo en vuelo. En ese preciso momento otro “sorpresón”, él andaba despistado con su aguilucho y sólo pude decirle “Javi, como la otra vez”: una docena de búhos campestres aparecieron de improviso y empezaron a dar vueltas a nuestro alrededor, algo espantados.

Nos dirigimos nuevamente hacia Gallocanta y pudimos disfrutar otra vez del espectáculo de las grullas iniciando su partida. Tras ello, hicimos una agradable visita al centro de interpretación y pudimos ver la colección de aves disecadas. Javier recordó haberla visto en una visita organizada por la Delegación de Catalunya hace muchísimos años (es que él es algo antiguo) en un lugar parecido a un museo, que en realidad era un local en el pueblo. Una vez se construyó el Centro de Interpretación, todos los ejemplares fueron trasladados a su nueva ubicación.

La encargada del centro nos comentó las vicisitudes por las que había pasado la laguna a los largo de los años: Como ya sabréis, y si no ahora os lo contamos, Gallocanta es la mayor laguna de la península ibérica y la mayor de agua salina de Europa occidental; pues bien, en varias ocasiones hubo proyectos para drenarla y secarla, el último en 1978, cuando hubo planes para desecar Gallocanta y destinar mil hectáreas a cultivo y en el resto a urbanizaciones. Ante este disparate, una vez más Félix Rodríguez de la Fuente al cuál tanto le debe la biodiversidad ibérica, respondió a los promotores del proyecto: “Gallocanta es el Doñana de Aragón y hay que conseguir que sea declarada parque natural”.

Este deseo se convirtió en realidad, pasados “sólo” 28 años: en el año 2006 el Gobierno de Aragón declara la laguna de Gallocanta como “reserva natural dirigida”.

Otra curiosidad: La presencia de enormes cantidades de grullas se remonta solo a los años 80. La laguna bajó de nivel y las grandes concentraciones de anátidas que la ocupaban desaparecieron, siendo sustituidas por las citadas grullas que cambiaron sus rutas migratorias debido a la desaparición de otros humedales en España.

Terminada la visita y teniendo en cuenta que el sol ya calentaba bastante y había térmicas favorables, nosotros también iniciamos nuestro viaje hacia el norte con el firme propósito de volver el año próximo.

Foto de Javier Ruíz

Últimas noticias, el censo del día 20 de febrero arrojó un total de 32.351 grullas.

 

AVES
Abubilla Upupa epops
Aguilucho Lagunero Occidental Circus aeruginosus
Aguilucho Pálido Circus cyaneus
Anade Friso Anas strepera
Anade Real (Azulón) Anas platyrhynchos
Avefría Europea Vanellus vanellus
Avutarda Común Otis tarda
Buitre Leonado Gyps fulvus
Busardo Ratonero (Ratonero Com.) Buteo buteo
Calandria Melanocorypha calandra
Cernícalo Vulgar Falco tinnunculus
Chorlito Carambolo Charadrius morinellus
Cigüeña Blanca (Común) Ciconia ciconia
Cogujada Común Galerida cristata
Cogujada Montesina Galerida theklae
Colirrojo Tizón Phoenicurus ochruros
Corneja Negra Corvus corone
Cuervo Corvus corax
Esmerejón Falco columbarius
Estornino Pinto Sturnus vulgaris
Focha Común Fulica atra
Gallineta Común (Polla de Agua) Gallinula chloropus
Gaviota Reidora Larus ridibundus
Gorrión Común Passer domesticus
Gorrión Molinero Passer montanus
Gorrión Moruno Passer hispaniolensis
Grulla Común Grus grus
Jilguero Carduelis carduelis
Lavandera Blanca Motacilla alba
Lechuza Campestre (Búho Camp.) Asio flammeus
Milano Real Milvus milvus
Mirlo Común Turdus merula
Mochuelo Común (Europeo) Athene noctua
Paloma Torcaz Columba palumbus
Pardillo Común Carduelis cannabina
Perdiz Roja (Común) Alectoris rufa
Pito Real Picus viridis
Tarabilla Común Saxicola torquata
Tarro Blanco Tadorna tadorna
Tórtola Turca Streptopelia decaocto
Urraca Pica pica
Verderón Común Carduelis chloris
MAMIFEROS
Corzo Capreolus capreolus
Zorro Vulpes vulpes
Jabali Sus scrofa

 

 

 

Santoña nunca defrauda

El Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel se encuentra en la costa noreste de Cantabria, es un espacio natural protegido constituido por el estuario que forma el río Asón y las marismas de Victoria y Joyel. Su extensión es de más de 6.500 hectáreas.

Por su valor ecológico ha sido merecedor de figuras de protección como Parque Natural, ZEPA y Sitio Ramsar y es visita “obligatoria” durante el invierno para cualquier amante de la naturaleza y pajarero.

La observación en este estuario es espectacular, ya que es muy importante para la invernada de muchas especies que raramente podemos observar en el Mediterráneo, llegando a tener referencia de hasta 130 especies distintas.

Una salida ornitológica de tres días para observar aves marinas y acuáticas difíciles de ver en otros parajes de nuestra geografía fue el reto que nos planteamos (y superamos con gran éxito), diez osados miembros del Grupo Local, ocho que salimos en avión desde Barcelona hasta Bilbao, donde nos reunimos con los otros dos integrantes de la expedición, para disfrutar del 17, 18 y 19 de enero en los parajes santoñeros.

Acudimos a los principales puntos de observación para contemplar, grandes grupos de limícolas que realizan sus pasos migratorios entre el otoño y la primavera y acercarnos todavía más a todas estas especies y tener una buena oportunidad para fotografiarlas a corta distancia.

Zarapito trinador

En estos humedales se concentra una importante comunidad de aves escasas; algunas como el colimbo grande o eíder común son observadas año tras año. Otras son aves marinas habituales en zonas más al norte de Europa, como la barnacla carinegra.

La meteorología no fue demasiado generosa (una “galerna” nos pilló en el Puerto de Santoña y aunque corrimos para alcanzar los vehículos, llegamos calados hasta los huesos) y el sol se echó de menos en muchas ocasiones, pero esto no nos impidió disfrutar muchísimo observando especies, como los citados éider o colimbo, la gaviota guanaguanare (o gaviota reidora americana) y ¡hasta un ibis sagrado!

Encontramos una destacada población de espátula común, y una considerable cantidad de garzas, anátidas, limícolas y gaviotas.

Al final de los tres días logramos avistar un total de 74 especies diferentes (ver listado al final).

A continuación resumimos los lugares visitados, con una aproximación de las aves que en cada sitio vimos.

Observatorio de Bengoa: Por la escollera que lleva hasta el observatorio se pueden ver limícolas en el canal de Boo y patos en las lagunas de la derecha.: Aguja colinegra, correlimos común, zarapito real y trinador, chorlito gris, archibebe común y claro, espátula, cuchara europeo, ánade rabudo, porrón moñudo, cerceta común y zampullín chico.

Charcas del Sorbal: En las lagunas entre el canal de Boo y la carretera, en dirección al observatorio de Bengoa, a la derecha: azulón, porrón moñudo, focha común, zampullín chico y colirrojo tizón.

Observatorio de la Arenilla: A unos diez minutos andando desde el Albergue Juvenil (que era nuestro alojamiento y base de operaciones), en la carretera de Cicero a Santoña: colimbo grande y chico, espátula, cormorán grande, morito y garceta común.

Puerto de Santoña: Desde el puerto pesquero hasta la plaza de toros, colimbo grande y chico ártico, cormorán moñudo, charrán patinegro, barnacla carinegra, espátula, gavión atlántico, gaviota argéntea, guanaguanare, patiamarilla, reidora y sombría.

Gaviota guanaguanare (en primer plano) y Gaviota argéntea europea (en segundo plano).

Negrones, serretas y alcas se nos resistieron.

La construcción de diques y pólderes han desecado terrenos en las laderas de Montehano. Aquí se encuentran algunas charcas rodeadas por carrizal y arbustos que se han configurado como la principal zona de nidificación del ánade azulón dentro de las marismas de Santoña.

Monasterio de Montehano: Se sigue un pequeño sendero hasta llegar frente al Canal: colimbo grande, zampullín cuellinegro, espátula, aguja colinegra, martín pescador.

Colimbo grande (Foto de Javier Ruíz)

El pólder de Escalante: Un clásico de esta zona. Desde la cantera se puede descubrir (con telescopio) ánsar común, barnacla carinegra, gaviota cabecinegra, halcón peregrino, colimbo grande, cigüeña blanca y la sorpresa del Ibis Sagrado.

Colindres: El paseo es una zona muy buena para observar limícolas como correlimos común, chorlitejo grande, vuelvepiedras, aguja colinegra y colipinta, ostrero, zarapito real y trinador, archibebe común y claro, y chorlito gris, charrán patinegro, y cisne vulgar; al final del paseo comienza un sendero que bordea la marisma y que lleva a este pequeño carrizal. Donde vimos agachadiza común, patos varios y un cruce de ánade real con ánade rabudo que nos llamó muchísimo la atención y del que hay un testimonio gráfico.

Híbrido de Ánade azulón y Ánade rabudo (Foto de Teresa Fuster)

En Cicero y la laguna de Gandarias: zampullín cuellinegro y chico, colimbo grande,  aguja colinegra, espátula y somormujo lavanco, focha, gallineta común, archibebe claro, morito común, ánsar común, milano reales y aguilucho lagunero.

En el Molino de las Aves, el gran vendaval que azotaba la zona nos impidió avistamientos importantes, a pesar de que algunos atrevidos llegaron hasta las dunas de la playa.

Todas estas visitas nos permitieron disfrutar de la naturaleza y de las aves, sin duda la mayor riqueza del Parque.

En definitiva, pasamos tres días en los que la convivencia entre los asistentes estrechó los lazos de compañerismo y pudimos deleitarnos con la gastronomía y las costumbres del lugar.

Los expedicionarios fuimos: Arantza, Javier, Laura, Mari, Maria Jose, Montse, Roberto, Roge, Sara, Tere.

Debemos dar las gracias a Roge y a Sara por hacernos de chóferes arriba y abajo. Y también a Roberto por ser un guía tan entregado.

Como reza el título de este artículo, Santoña nunca defrauda. ¡Repetiremos!

N Nombre Español Nombre científico
1 Agachadiza Común Gallinago gallinago
2 Aguilucho Lagunero Occidental Circus aeruginosus
3 Aguja Colinegra Limosa limosa
4 Aguja Colipinta Limosa lapponica
5 Ánade Friso Anas strepera
6 Ánade Rabudo Anas acuta
7 Ánade Azulón Anas platyrhynchos
8 Andarríos Chico Actitis hypoleucos
9 Ansar Común Anser anser
10 Archibebe Claro Tringa nebularia
11 Archibebe Común Tringa totanus
12 Avión Roquero Ptyonoprogne rupestris
13 Barnacla Carinegra Branta bernicla
14 Bisbita pratense Anthus pratensis
15 Busardo Ratonero Buteo buteo
16 Carbonero Garrapinos Parus ater
17 Cerceta Común Anas crecca
18 Cernícalo Vulgar Falco tinnunculus
19 Charrán Patinegro Sterna sandvicensis
20 Chorlitejo Grande Charadrius hiaticula
21 Chorlito Gris Pluvialis squatarola
22 Cigüeña Blanca Ciconia ciconia
23 Cisne Vulgar Cygnus olor
24 Colimbo Chico Gavia stellata
25 Colimbo Grande Gavia immer
26 Colirrojo Tizón Phoenicurus ochruros
27 Cormorán Grande Phalacrocorax carbo
28 Cormorán Moñudo Phalacrocorax aristotelis
29 Corneja Negra Corvus corone
30 Correlimos Común Calidris alpina
31 Cuchara Común Anas clypeata
32 Eider Común Somateria mollissima
33 Escribano Soteño Emberiza cirlus
34 Espátula Común Platalea leucorodia
35 Estornino Pinto Sturnus vulgaris
36 Focha Común Fulica atra
37 Gallineta Común Gallinula chloropus
38 Garceta Común Egretta garzetta
39 Garceta Grande Egretta alba
40 Garcilla Bueyera Bubulcus ibis
41 Garza Real Ardea cinerea
42 Gavión Atlántico Larus marinus
43 Gaviota Argéntea europea Larus argentatus
44 Gaviota Cabecinegra Larus melanocephalus
45 Gaviota Guanaguanare Larus atricilla
46 Gaviota Patiamarilla Larus cachinnans
47 Gaviota Reidora Larus ridibundus
48 Gaviota Sombría Larus fuscus
49 Gorrión Común Passer domesticus
50 Halcón Peregrino Falco peregrinus
51 Ibis Sagrado Threskiornis aethiopicus
52 Jilguero Europeo Carduelis carduelis
53 Lavandera Blanca Motacilla alba
54 Lavandera Cascadeña Motacilla cinerea
55 Martín Pescador Alcedo atthis
56 Milano Real Milvus milvus
57 Mirlo Común Turdus merula
58 Morito Común Plegadis falcinellus
59 Mosquitero Común Phylloscopus collybita
60 Ostrero Euroasiático Haematopus ostralegus
61 Paloma Torcaz Columba palumbus
62 Petirrojo Erithacus rubecula
63 Pinzón Vulgar Fringilla coelebs
64 Porrón Moñudo Aythya fuligula
65 Silbón Europeo Anas penelope
66 Somormujo Lavanco Podiceps cristatus
67 Tarro Blanco Tadorna tadorna
68 Urraca Pica pica
69 Verderón Común Carduelis chloris
70 Vuelvepiedras Común Arenaria interpres
71 Zampullín Chico Tachybaptus ruficollis
72 Zampullín Cuellinegro Podiceps nigricollis
73 Zarapito Real Numenius arquata
74 Zarapito Trinador Numenius phaeopus

 

Autores de las fotos: Javier Ruiz, Montse González, Teresa Fuster.

Contra viento y marea

Viernes 19 de enero. Tres de la tarde. Autocar a punto. Equipajes y bártulos diversos en bodega. Pasajeros en sus asientos. Iniciamos el viaje hacia tierras del norte. El Parque natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel nos espera. En Sobradiel, un poquito después de Zaragoza, recogemos a dos compañeros del Grupo Local SEO Zaragoza que se añaden al grupo. Ya estamos todos, veintiún pajareros dispuestos a mirar hasta debajo de las piedras. Llegamos al albergue de  noche, sin contratiempos y cada mochuelo a su olivo (o sea, cada uno a su litera) para estar frescos al día siguiente.

Crónica urgente de una salida ornitológica al Parque natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel

Vista del puerto de Santoña desde el Albergue.

Los despertadores suenan pronto, aunque en Santoña no sale el sol hasta pasadas las ocho de la mañana. Pero a esa hora ya hemos desayunado y estamos a punto para afrontar la exploración de las Marismas. El Parque alberga durante el invierno y en época de migraciones gran cantidad de aves  acuáticas.

En enero se produce la mayor concentración de aves en las marismas de Santoña, albergando entre 10.000 y 20.000 ejemplares de más de 50 especies diferentes.

Nuestro guía particular, Roberto, nos lleva por la orilla del canal de Boo hacia el observatorio del mismo nombre. Es ponernos a caminar y un gavión atlántico (Larus marinus) nos da la sorpresa a unos cuantos que ya nos apuntamos el primer “bimbo”. Por el camino, ya es evidente el retroceso del mar, lo que nos beneficia enormemente dado que las húmedas arenas se llenan de limícolas que pastan con total tranquilidad: agujas, chorlitos, zarapitos, archibebes, también gaviotas y cormoranes, anátidas y ardeidas, en los canales pescan los colimbos grandes y los zampullines. El espectáculo avifaunístico se muestra en todo su esplendor ofreciéndonos hasta una barnacla cariblanca (Branta leucopsis).

Crónica urgente de una salida ornitológica al Parque natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel

En el canal de detrás del monasterio de Montehano aparecieron por fin los zampullines cuellirrojos, vemos a los sufridos expedicionarios acercarse al canal de Hano.

Crónica urgente de una salida ornitológica al Parque natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel

¿Buscando motacílidos poco frecuentes? ¡a dónde hemos llegado!

La mañana avanza y debemos volver hacia el Albergue donde el autocar nos espera para acercarnos al convento de Montehano, desde donde se divisa la panorámica del canal de Hano. Aquí nos encontramos con los zampullines y nuevamente limícolas de diversas especies y un Águila pescadora (Pandion haliaetus). Debemos agradecer a los compañeros del Grupo Local SEO Betsaide (Vizcaya y Álava), con los que coincidimos varias veces, las indicaciones que nos dieron para poder localizarla.

Tras la correspondiente pausa para comer y reponer fuerzas, nos dirigimos al Mirador de las Marismas, que alberga el Centro de Interpretación del Parque, donde hay una serie de salas cuyo recorrido permite descubrir los principales valores de este singular espacio. Una gran maqueta reproduce el movimiento de las mareas y un diorama escenifica fondos marinos, playas y dunas, la marisma, la campiña, el monte de encinas, los acantilados costeros y las cavidades subterráneas.

Crónica urgente de una salida ornitológica al Parque natural de las Marismas de Santoña, Victoria y JoyelUna vez realizada esta visita, nos asomamos al puerto, y un ejemplar macho de eider común (Somateria mollissima) nos deleita, a pesar de la distancia (observable a través de los prismáticos y/o telescopios); en la misma zona de arena frente al puerto deportivo (a unos 300 metros del mismo) pudimos observar una gran bandada de barnacla carinegra (Branta bernicla). Aunque no termina ahí la exhibición: un somormujo cuellirrojo (Podiceps grisegena) se pasea por el puerto para sorpresa de todos. Unos cuantos “atrevidos” accedemos a la Plaza de Toros para intentar ver al bisbita costero (Anthus petrosus) que es frecuente en tal recinto, pero sólo los primeros en entrar pueden verlo. Demasiados humanos para ese paseriforme. Acabamos la jornada haciendo las correspondientes compras de anchoas. Después de pasar gran parte de la mañana cerca de las industrias conserveras ¡no íbamos a volver sin adquirir el tesoro gastronómico de Santoña!

Cena en el albergue, convivencia relajada para reposar la cena y el merecido descanso después de un día con tantas emociones pajariles.

Crónica urgente de una salida ornitológica al Parque natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel

No, no es de Hudson ¡snif!

Amanece el domingo, y tras el desayuno cada uno ya recoge sus trastos para cargarlos en el autocar y dirigirnos a Cicero, donde las sorpresas del día anterior iban a quedar pequeñas: multitud de limícolas nos dieron la bienvenida, y entre ellas ¡un zarapito de Hudson (Numenius hudsonicus)! ¡Bimbo por unanimidad! Habíamos conseguido ver la ansiada rareza. Finalmente, Colindres, su puerto y su Paseo Marítimo, nos brindaron los últimos ejemplares de Cormoranes, gaviotas y colimbos de este viaje.

Las estrellas de la salida han sido sin duda el somormujo cuellirrojo y el zarapito de Hudson, ¡pero hasta el más humilde gorrión fue bienvenido y celebrado!

La lista de avistamientos ha sido extensa, no sólo en especies sino, en algún caso, en número de ejemplares. Un viaje con una meteorología perfecta, ornitológicamente muy provechoso y personalmente enriquecedor por la buena sintonía y armonía que ha habido en todo momento entre todos los participantes. La buena sintonía no solo es parecer de la redactora de esta  nota, sino que quedó patente en el viaje de regreso, dado que ya se proponían diversos destinos para nuevas salidas. ¿La Camargue? ¿Gallocanta? Habrá que ponerse a trabajar en ello.

Crónica urgente de una salida ornitológica al Parque natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel

Listado de observaciones

Aguila pescadora – Àguila pescadora (Pandion haliaetus) Garza real – Bernat pescaire (Ardea cinerea)
Aguilucho lagunero occidental – Arpella vulgar (Circus aeruginosus) Gavión atlántico – Gavinot (Larus marinus)
Aguja colinegra – Tètol cuanegre (Limosa limosa) Gaviota cabecinegra – Gavina capnegra (Larus melanocephalus)
Aguja colipinta – Tètol cuabarrat (Limosa lapponica) Gaviota patiamarilla – Gavià argentat (Larus cachinnans)
Alca común – Gavot (Alca torda) Gaviota reidora – Gavina vulgar (Larus ridibundus)
Anade friso – Ànec griset (Anas strepera) Gaviota sombría – Gavià fosc (Larus fuscus)
Anade rabudo – Ànec cuallarg (Anas acuta) Gorrión común – Pardal comú (Passer domesticus)
Anade real (azulón) – Ànec coll-verd (Anas platyrhynchos) Grajilla – Gralla (Corvus monedula)
Andarríos chico – Xivitona vulgar (Actitis hypoleucos) Halcón peregrino – Falcó pelegrí (Falco peregrinus)
Ansar común – Oca vulgar (Anser anser) Herrerillo común – Mallerenga blava (Parus caeruleus)
Archibebe claro – Gamba verda (Tringa nebularia) Lavandera blanca – Cuereta blanca (Motacilla alba)
Archibebe común – Gamba roja vulgar (Tringa totanus) Lavandera cascadeña – Cuereta torrentera (Motacilla cinerea)
Barnacla cariblanca – Oca de galta blanca (Branta leucopsis) Martín pescador – Blauet (Alcedo atthis)
Barnacla carinegra – Oca de collar (Branta bernicla) Milano real – Milá reial (Milvus milvus)
Bisbita costero – Grasset de costa (Anthus petrosus) Mirlo común – Merla (Turdus merula)
Buitrón – Trist (Cisticola juncidis) Morito común – Capó reial (Plegadis falcinellus)
Busardo ratonero – Aligot comú (Buteo buteo) Mosquitero común – Mosquiter comú (Phylloscopus collybita)
Carbonero común – Mallerenga carbonera (Parus major) Negrón común – Ànec negre (Melanitta nigra)
Cerceta común – Xarxet comú (Anas crecca) Ostrero euroasiático – Garsa de mar (Haematopus ostralegus)
Cernícalo vulgar – Xoriger comú (Falco tinnunculus) Paloma torcaz – Tudó (Columba palumbus)
Charrán patinegro – Xatrac becllarg (Sterna sandvicensis) Pinzón vulgar – Pinsà comú (Fringilla coelebs)
Chorlitejo grande – Corriol gros (Charadrius hiaticula) Porrón europeo (común) – Morell de cap-roig (Aythya ferina)
Chorlito gris – Pigre gris (Pluvialis squatarola) Reyezuelo listado – Bruel (Regulus ignicapilla)
Cigüeña blanca (común) – Cigonya blanca (Ciconia ciconia) Ruiseñor bastardo – Rossinyol bord (Cettia cetti)
Cisne vulgar – Cigne mut (Cygnus olor) Silbón europeo (ánade silbón) – Ànec xiulador (Anas penelope)
Colimbo grande – Calàbria grossa (Gavia immer) Somormujo cuellirrojo – Cabussó gris (Podiceps grisegena)
Colirrojo tizón – Cotxa fumada (Phoenicurus ochruros) Somormujo lavanco – Cabussó emplomallat (Podiceps cristatus)
Cormorán grande – Corb marí gros (Phalacrocorax carbo) Tarro blanco – Ànec blanc (Tadorna tadorna)
Cormorán moñudo – Coro marí emplomallat (Phalacrocorax aristotelis) Tórtola turca – Tórtora turca (Streptopelia decaocto)
Corneja negra – Cornella negra (Corvus corone) Urraca – Garsa (Pica pica)
Correlimos común – Territ variant (Calidris alpina) Verdecillo – Gafarró (Serinus serinus)
Cuchara común (pato cuchara) – Ànec cullerot (Anas clypeata) Verderón común – Verdum (Carduelis chloris)
Cuervo – Corb (Corvus corax) Zampullín cuellinegro – Cabussó collnegre (Podiceps nigricollis)
Eider (común) – Èider (Somateria mollissima) Zampullín cuellirrojo – Cabussó orellut (Podiceps auritus)
Espátula (común) – Becplaner (Platalea leucorodia) Zarapito real – Becut (Numenius arquata)
Focha común – Fotja vulgar (Fulica atra) Zarapito de Hudson – Polit de Hudson (Numenius hudsonicus)
Garceta común – Martinet blanc (Egretta garzetta) Zarapito trinador – Pòlit cantaire (Numenius phaeopus)
Garcilla bueyera – Esplugabous (Bubulcus ibis)

En busca de Avutardas por Villafáfila

La Reserva Natural de las Lagunas de Villafáfila es un espacio natural protegido situado al noroeste de la provincia de Zamora, entre las cuencas de dos afluentes del río Duero: la del Esla al oeste, y la del Valderaduey al este. Al norte se encuentran algunas colinas, y montes de escasa altitud, mientras que al sur el relieve es muy abierto. En esta zona, la orografía es muy suave, entre 700 y 720 m de altitud, propiciando la formación de lagunas y áreas encharcadas. Este fenómeno, conocido como endorreísmo, ha sido el agente modelador de las salinas de Villafáfila: balsas de agua de escasa profundidad y superficie menguante en función de la mayor o menor insolación de la época del año.

Este conjunto lagunar de carácter salino, estacional y estepario puede ocupar durante el periodo invernal una superficie inundada de 500 hectáreas.

En busca de Avutardas por Villafáfila junio 2017Además del paisaje, el hombre ha creado un rico patrimonio arquitectónico de adobe: la «cultura del barro», que tiene en los palomares su ejemplo principal. Pero los dos hábitats más significativos de Villafáfila son la razón de la importancia de este lugar:

Los humedales dan refugio a tal variedad y cantidad de aves migratorias que convierten este espacio protegido en una de las más importantes áreas de invernada de la península ibérica.

Las parcelas de secano que conservan una de las mayores poblaciones de avutarda (Otis tarda) de Europa (teniendo en cuenta que en la Península Ibérica se encuentra más del 50% de la población mundial de la especie) concentrando una población de más de 2.000 ejemplares en la época de cría, por lo que el área se destaca como un punto de referencia obligado para la conservación del ave voladora más pesada del mundo.

Este ecosistema lagunar ha sido preservado con diferentes grados de protección:

  • 1972 fue declarado Zona de Caza Controlada
  • 1986 la Junta de Castilla y León creó la Reserva Nacional de Caza de Las Lagunas de Villafáfila
  • 2006 la propia Junta la declaró Reserva Natural por sus elevados valores biológicos.

A nivel internacional, la reserva está declarada:

  • «Zona de Especial Protección para las Aves»(ZEPA)
  • «Lugar de Interés Comunitario» (LIC) ante la Unión Europea
  • Forma parte de la «Red Natura 2000».

Por último, está incluido en el «Convenio Mundial de Protección de Zonas Húmedas de Importancia Internacional» (RAMSAR).

En busca de Avutardas por Villafáfila junio 2017Además de la citada población de Avutarda (Otis tarda), se observan especies de gran interés ligadas a la estepa como el cernícalo primilla, con más de 300 parejas nidificantes, el aguilucho cenizo, el sisón, la ortega y el búho campestre entre otros. Las principales amenazas que pesan sobre las aves esteparias en el área de Villafáfila, están directamente relacionados con la destrucción del hábitat provocado por la implantación de cultivos de regadío y la desaparición de los cultivos tradicionales. Como se ha confirmado mediante estudios de campo, la alfalfa de secano constituye uno de los recursos más importantes para la avutarda (Otis tarda), de forma que las zonas donde predomina este cultivo presentan una mayor densidad de aves.

Con esta información previa y con unas ganas enormes de ver un número importante de las aves distintivas de esta zona decidimos dedicar unos días de nuestras vacaciones a pajarear por la Reserva Natural de las Lagunas de Villafáfila. A unas tres horas de Madrid en coche, por una ruta cómoda y sin complicaciones, llegamos a los alrededores de la Reserva y tras dejar el equipaje en el que iba a ser nuestro alojamiento durante dos días, nos embarcamos de nuevo decididos a no perdernos ni un ejemplar.

En busca de Avutardas por Villafáfila junio 2017Los días que estuvimos por la zona, no fueron los más afortunados, pues la ola de calor que ha azotado la Península, naturalmente también se hizo notar allí, y las advertencias de que “por la noche, necesitaréis una chaquetita” sólo nos sirvieron para ir un poco más cargados de equipaje. Hasta los lugareños estaban sorprendidos de las altas temperaturas.

Pero ya se sabe cómo somos los pajareros, que a no ser que caiga un diluvio, salimos sí o sí a la busca y captura (fotográfica) de las avecillas.

Pues… ¡allá vamos! De Villalpando a Tapioles, de aquí a Villafáfila y… ¡oooh, decepción! Las lagunas, con esos calores, están secas, completamente secas. Y como el viaje no coincide con un fin de semana, tampoco nos podemos acercar a la Casa del Parque y sus lagunas (inundadas artificialmente), pues solo atienden visitantes viernes, sábados, domingos y festivos y el recinto está vallado.

En busca de Avutardas por Villafáfila junio 2017

Pero, sin desfallecer seguimos carretera adelante hasta que un desvío nos indica el bonito nombre de un pueblo: Otero de Sariegos y un indicio: “Observatorio de Aves”. Evidentemente nos acercamos a Otero donde constatamos que el Observatorio de Aves estaba cerrado y que el pueblo estaba abandonado por los humanos, pero muy poblado de avifauna diversa. Abejarucos, aguilucho cenizo, aguililla calzada, palomas zuritas, cernícalos primilla, golondrinas y aviones, milanos, mochuelos,…

Como es de imaginar, a pesar del calor, pasamos unas horas de gran satisfacción en cuanto a observación y decidimos que el amanecer sería un buen momento para volver y poder disfrutar de nuevo del espectáculo que se nos ofrecía. De vuelta al alojamiento, dejamos la carretera principal y nos adentramos por un camino de concentración que une Tapioles con Cerecinos del Campo. Y allí, delante mismo del coche una pareja de avutardas iban tan tranquilas paseando por el camino. ¡Por fin! El primer encuentro con estas aves, las más voluminosas de la península ibérica y unas de las aves voladoras más pesadas que se conocen. Afortunadamente no fue el único avistamiento: hasta cinco encuentros tuvimos con avutardas, en pareja, en bandada y algún ejemplar solitario. El “Objetivo Villafáfila” estaba cumplido.

En busca de Avutardas por Villafáfila junio 2017

Al amanecer del día siguiente, de nuevo en el abandonado pueblo de Otero, nos dieron la bienvenida miles de conejos que andaban por allí a sus anchas y que huían asustados de los intrusos que cámara en ristre venían a molestar el sosiego de ese lugar y a disfrutar del levantamiento matutino de las aves en busca del primer alimento del día. Con el sol ya sobre nuestras cabezas, hicimos una nueva incursión por el camino agrícola y de un regato junto al mismo se levantó una pareja de búhos campestres (Asio flammeus), pero es que tras ellos, y para nuestra sorpresa, una bandada entera (hasta 25 individuos llegamos a contar) alzaron el vuelo y nos deleitaron con su presencia. La verdad es que nos costó reponernos de la emoción de ver tal cantidad de búhos juntos.

En busca de Avutardas por Villafáfila junio 2017La Reserva merece la pena ser visitada y aunque el recuento total de especies no sea especialmente alto, también es cierto que al haber tan poco arbolado y ser un paisaje tan abierto, no encuentran diversidad de hábitat y por ello la variedad no puede ser muy grande.

Así que ya veis, ni sisones ni ortegas, aves habituales en Villafáfila, pero sí que pudimos disfrutar a tope de esta zona que nos dejó el bonito recuerdo de las avutardas, que nunca había visto en tan gran número y a tan escasa distancia… además del “bimbazo” del búho campestre.

Ciclo de charlas 2017 : divulgación en escuelas

Viernes 19 de mayo. 10:30 de la mañana. Salimos de una escuela de Barcelona. Acabamos de terminar  la serie de charlas de este año.  Las mañanas de los viernes, y durante un mes, hemos dado información sobre aves a más de cien niños entre 6 y 9 años en tres colegios: la Escola Joan Maragall de L’Hospitalet, y en Barcelona Escola  El Bosc de Montjuic  y Escola Provençals.

Ciclo de charlas 2017: divulgación en escuelas - Grupo Local SEO BarcelonaJavier y yo, llegamos un poco antes que los niños a las clases para tenerlo todo a punto, provistos de los enseres habituales: camiseta del Grupo Local, y el material “tocable” que nos presta Gloria y que es la joya de la corona en todas nuestras actuaciones, junto con las revistas del Club Aventureros con que les obsequiamos al final de la charla.

Este año, a diferencia del anterior, nos hemos encontrado con un “público” bastante conocedor de las aves, sobre todo teniendo en cuenta que esta vez las escuelas eran de las dos mayores poblaciones  de Catalunya, que pudieran parecer más alejadas del medio natural.

La presentación que les mostramos, ha sido adaptada desde la primera versión  en función de las preguntas que los chiquillos van haciendo de cosas que les interesan y también teniendo en cuenta el curso, y por ende la edad de los alumnos.

Los propios niños nos han comentado que una cadena de supermercados por cada compra regala cromos de una colección basada en la fauna animal, donde salen bastantes aves.  A la vista está que es una buena manera de divulgar la naturaleza, pues los niños son como esponjas y la información  aparecida en esa colección la tenían toda aprendida.

Ciclo de charlas 2017: divulgación en escuelas - Grupo Local SEO Barcelona

Los peques han preguntado mucho, mucho, muchísimo y nos han explicado sus experiencias con aves, desde los periquitos que tienen en sus casas, hasta las cigüeñas que ven anidar en el pueblo de sus abuelos.

Después de la exposición, la manipulación de las plumas, poder ver nidos que les caben en la palma de la mano e incluso observar el cráneo y una uña de ratonero, es la guinda de un pastel que acaba gustando a todos.

Tras la experiencia de dos cursos, hemos podido comprobar que los temas que más les llaman la atención son:

  • El origen de las aves
  • La diferencia con otros animales
  • Los diferentes tipos de alimentación
  • Y sobre todo las anécdotas que les explicamos

Ciclo de charlas 2017: divulgación en escuelas - Grupo Local SEO BarcelonaEstá claro que sin colaboradores como Ainoha, Claire, Helena, Hugo, Joan, Jordi, Marc, Rebeca… y así hasta más de cien alumnos y alumnas,  y la inestimable contribución de Laia, Mª Carmen, Rosa y Teresa, sus cuatro maestras, nuestro esfuerzo sería en vano.

A parte de la experiencia siempre positiva de trabajar con niños, la perspectiva  social que, a nosotros como adultos, nos aporta la visita a diferentes escuelas, en distintos entornos sería un tema interesante de poder desarrollar (desde los equipamientos que disponen, implicaciones de los docentes, diversidad, ambiente escolar, etc.) pero que  no entra dentro del ámbito que ocupa a nuestra asociación. Por ello nos limitamos, en este artículo, al tema pajaril.

Esperamos poder seguir divulgando a nuestro nivel y en cuanto esté a nuestro alcance y tratando de involucrar al público infantil, que siempre está bien dispuesto y que colabora de manera muy activa, respondiendo muy positivamente con su actitud dinámica y con su visión tan diferente a la de los adultos. No olvidemos que el futuro está en sus manos.

El padre del río Besòs

 

Quizás el afán de no perdernos ningún avistamiento nos hace conservadores. Quizás la necesidad de completar nuestra lista de bimbos nos hace acudir una y otra vez a lugares donde “seguro” podremos ver tal o cual ave. Quizás la conveniencia de dejarnos llevar sin preocuparnos en buscar nuevos destinos, nos hace cómodos. ¿Y dónde queda el espíritu aventurero de los pajareros?

Dejando a un lado los grandes viajes, que no siempre están al alcance de todos (por falta de medios o por falta de tiempo libre), movernos un poco por el entorno cercano, puede depararnos más de una sorpresa.

El padre del río Besòs - Grupo Local SEO BarcelonaA raíz de la colaboración con SEO/Birdlife en el Programa SACIN de seguimiento de aves comunes  para obtener sus tendencias poblacionales en invierno, y dada la amplia participación con que ha contado este programa, tuvimos que ir desplazando nuestra zona de “muestreo” hacia el Vallés Occidental, pues los municipios más cercanos a Barcelona ya estaban asignados a otros voluntarios. Así las cosas, nos vimos haciendo el recorrido de cuatro kilómetros, por la ribera del río Congost (uno de los afluentes del Besòs) desde la rotonda del Polígono Industrial de Les Franqueses hasta La Garriga (tan sólo a 40 kilómetros de Barcelona)

En un sector, declarado Espai d’Interès Natural e incluido dentro de la Red Natura 2000, que a un lado es bosque de ribera y al otro una mezcolanza de zona industrial, urbana, agrícola y rural, 51 especies de aves nos estaban esperando en las tres visitas que hemos hecho (las dos “obligatorias” del SACIN  y otra esta misma Semana Santa)

Desde gorriones comunes hasta limícolas, anátidas, ardeidas, paseriformes, incluso alguna rapaz.  Aunque se han llegado a censar 115 especies nidificantes o invernantes en todo el recorrido del río.

Cabe destacar que en una de las fábricas de la zona, en pleno invierno, localizamos un grupo de Garcillas bueyeras (Bubulcus ibis) con más de cincuenta ejemplares.

El padre del río Besòs - Grupo Local SEO BarcelonaEl rio Congost nace en los acantilados occidentales de la Plana de Vic, al pie de Collsuspina, cruzando el Montseny y el Vallès de Norte a Sur. Ha dejado de ser un río de características mediterráneas que se secaba en verano, para ser un río con caudal permanente como consecuencia de la actividad humana desarrollada a su paso (industria, agricultura y urbanización). Aunque el bosque de ribera primitivo es prácticamente inexistente, ha tenido una rápida recuperación adaptándose a los cambios periódicos por avenidas y a la presencia de buenos ejemplos de alisedas (Alno-Padion) conservados, escasos kilómetros río arriba dentro de las áreas del Montseny, aunque en esta zona abundan los  carrizales (Phragmition) y lastonares (Brachypodion) mezcladas con zonas más degradadas por  especies exóticas, bien de caña americana (Arundini-Convolvuletum), bien procedentes de plantaciones urbanas (plátanos, choperas o coníferas de jardines) con escaso o nulo estrato arbustivo pero herbáceo abundante.

En cuanto a fauna no es raro encontrar reptiles: Galápago leproso (Mauremys leprosa), dos especies de lagartijas (Podarcis muralis e hispanica), el lagarto ocelado (Timon lepidus), el eslizón (Chalcides) y la culebra de agua (Natrix maura).

Entre los mamíferos destacan las comunidades de Murciélagos: común, de Cabrera,  de borde claro y hortelano (Pipistrellus pipistrellus, P. pygmaeus, P. kuhlii, Eptesicus serotinus) y se ha constatado la presencia de erizo moruno (Erinaceus algirus).

El padre del río Besòs - Grupo Local SEO Barcelona

En fin, que a un tiro de piedra de casa, tenemos un rinconcito prácticamente desconocido, totalmente accesible, que se puede recorrer sin ninguna dificultad, con un ligerísimo desnivel y que nos muestra una vez más que la naturaleza está por encima de las trabas que podamos ponerle los humanos, y siempre nos sorprende poniendo generosamente de manifiesto sus maravillas a nuestro alcance.

  • Abubilla – Puput (Upupa epops)El padre del río Besòs - Grupo Local SEO Barcelona
  • Ánade azulón – Ànec collverd (Anas platyrhynchos)
  • Andarríos chico – Xivitona (Actitis hypoleucos)
  • Andarríos grande – Xivita (Tringa ochropus)
  • Archibebe claro – Gamba verda (Tringa nebularia)
  • Arrendajo euroasiático – Gaig (Garrulus glandarius)
  • Avión común – Oreneta cuablanca (Delichon urbicum)
  • Avión roquero – Roquerol (Ptyonoprogne rupestris)
  • Carbonero común – Mallerenga carbonera (Parus major)
  • Cernícalo vulgar – Xoriguer comú (Falco tinnunculus)
  • Cetia ruiseñor – Rossinyol bord (Cettia cetti)
  • Chorlitejo chico – Corriol petit (Charadrius dubius)
  • Cigüeñuela común – Cames-llargues (Himantopus himantopus)
  • Cistícola buitrón – Trist (Cisticola juncidis)
  • Colirrojo tizón – Cotxa fumada (Phoenicurus ochruros)
  • Combatiente – Batallaire (Philomachus pugnax)
  • Cormorán grande – Corb marí gros (Phalacrocorax carbo)
  • Cotorra argentina – Cotorreta de pit gris (Myiopsitta monachus)
  • Curruca cabecinegra – Tallarol capnegre (Sylvia melanocephala)
  • Curruca capirotada – Tallarol de casquet (Sylvia atricapilla)
  • Escribano triguero – Cruixidell (Emberiza calandra)
  • Estornino pinto – Estornell vulgar (Sturnus vulgaris)
  • Estrilda común – Bec de corall senegalès (Estrilda astrild)
  • Faisán vulgar – Faisà (Phasianus colchicus)
  • Gallineta común – Polla d’aigua (Gallinula chloropus)
  • Garceta común – Martinet blanc (Egretta garzetta)
  • Garcilla bueyera – Espulgabous (Bubulcus ibis)
  • Garza real – Bernat pescaire (Ardea cinerea)
  • Gaviota patiamarilla – Gavià argentat (Larus michahellis)
  • Gaviota reidora – Gavina vulgar (Chroicocephalus ridibundus)
  • Golondrina común – Oreneta vulgar (Hirundo rustica)
  • Gorrión común – Pardal comú (Passer domesticus)
  • Gorrión molinero – Pardal xarrec (Passer montanus)
  • Herrerillo común – Mallerenga blava (Cyanistes caeruleus)
  • Jilguero europeo – Cadernera (Carduelis carduelis)
  • Lavandera blanca – Cuereta blanca (Motacilla alba)
  • Lavandera boyera – Cuereta groga (Motacilla flava)
  • Lavandera cascadeña – Cuereta torrentera (Motacilla cinerea)
  • Martín pescador común – Blauet (Alcedo atthis)
  • Mirlo común – Merla (Turdus merula)
  • Mosquitero común – Mosquiter comú (Phylloscopus collybita)
  • Paloma torcaz – Tudó (Columba palumbus)
  • Petirrojo europeo – Pit-roig (Erithacus rubecula)
  • Pinzón vulgar – Pinsà comú (Fringilla coelebs)
  • Pito real – Picot verd (Picus viridis)
  • Serín verdecillo – Gafarró (Serinus serinus)
  • Tarabilla europea – Bitxac comú (Saxicola rubicola)
  • Tórtola turca – Tòrtora turca (Streptopelia decaocto)
  • Urraca común – Garsa (Pica pica)
  • Verderón común – Verdum (Chloris chloris)

El padre del río Besòs - Grupo Local SEO Barcelona

Y nos dejamos llevar…

Aiguamolls de l'Empordà - abril 2017 - Grupo Local SEO BarcelonaPues sí. Con una puntualidad a la que estamos poco acostumbrados, el sábado 8 de abril, a las 7:30 de la mañana, 35 personas  nos dejamos llevar en un autocar fletado por nuestro Grupo Local, rumbo a Aiguamolls de l’Empordà. A  pesar de que la intención de la mayoría era acortar el trayecto echando alguna cabezadita, entre unas cosas y otras, pasamos el recorrido entre un discurso de bienvenida de Javier, con explicación de las actuaciones tanto de SEO como de los Grupos Locales y una breve orientación sobre las actividades previstas para el día que teníamos por delante. La venta ambulante, nunca mejor dicho, de las camisetas oficiales del Grupo Local y  una parada en área de servicio para el pertinente desayuno y visita a los lavabos y… casi sin darnos cuenta estábamos en la autovía de Roses, a punto de entrar en el Parc Natural.

Una abubilla ya se dejó ver mientras el autocar maniobraba para aparcar, la cosa empezaba bien.

Aiguamolls de l'Empordà - abril 2017 - Grupo Local SEO BarcelonaTras las últimas instrucciones en la puerta del Cortalet, nos dividimos en tres grupos para no solaparnos en ningún observatorio durante el desplazamiento por el Parc. Eso se consiguió. Aunque hay que reconocer que los responsables estaban comunicados vía walkie, en previsión de una toma multitudinaria de algún hide. El reparto de los asistentes en estos tres grupos lo hicieron previamente los organizadores, gracias a una encuesta on-line que, por cierto, fue respondida masivamente, que preparó Marta (las nuevas generaciones siempre nos sorprenden) para procurar que fueran lo más homogéneos posible a nivel “pajaril”. Fernando y Tere llevaron a su grupo al observatorio dels Roncaires; Marta y Sara fueron  con el suyo al Quim Franch y Javier y yo nos desplazamos  con el nuestro hacia el de les Gantes..

Aiguamolls de l'Empordà - abril 2017 - Grupo Local SEO BarcelonaEl buen tiempo primaveral, la energía de la mañana, el avistamiento de las cercanísimas cigüeñas y las ganas de ver todo lo que nos ofrecían els Aiguamolls, provocó que el recorrido desde el Cortalet hasta les Daines parando para ver  lo que veíamos, lo que creíamos ver, lo visto y lo no visto y, ¡cómo no!, fotografiarlo todo, nos llevase más de tres horas entre ir y volver.

Bordeamos los Estanys del Mas Matà, en dirección a la Platja de Les LLaunes donde, al llegar, nos recibe una suave tramuntana que se agradece bajo un sol de justicia. La bahía de Roses, ante nosotros se ve magnífica.

La playa está cercada por ser época de nidificación,  unos chorlitejos patinegros que hay a lo lejos nos lo confirman.

Aiguamolls de l'Empordà - abril 2017 - Grupo Local SEO BarcelonaCuando disfrutas con lo que estás haciendo, no aprecias el paso del tiempo… pero desgraciadamente el reloj no se para y hay que desandar el camino y emprender la vuelta a Barcelona. Recogemos telescopios y otros bártulos desplegados y, casi a regañadientes, dejamos atrás los chorlitejos, el mar y la playa y nos adentramos otra vez en el Parc propiamente dicho de regreso al autocar. El grupo, como si de una carrera ciclista se tratara, se va estirando, con el pelotón de cabeza, y los rezagados que no queremos perdernos la última foto de la bandada de moritos, o de las cigüeñuelas… pero finalmente todos nos reunimos al pie del autocar y nos hacemos la foto de grupo. Satisfechos y sonrientes.

Aiguamolls de l'Empordà - abril 2017 - Grupo Local SEO Barcelona

No ha sido un día especialmente prolífico en especies de aves, pero ha sido un día perfecto de compañerismo y convivencia. Seguro que repetiremos una experiencia como esta. Creo que todos nos hemos quedado con ganas de más. Chicos, ¿qué? ¿HACEMOS OTRA EN INVIERNO?

Abubilla – Puput (Upupa epop) Focha común – Fotja vulgar (Fulica atra)
Agachadiza común  – Becadell comú (Gallinago gallinago) Gallineta común – Polla d’aigua (Gallinula chloropus)
Aguilucho lagunero occidental  – Arpella vulgar (Circus aeruginosus) Garceta común – Martinet blanc (Egretta garzetta)
Ánade azulón – Ànec collverd (Anas platyrhynchos) Garceta grande – Agró blanc (Egreta alba)
Ánade friso – Ànec griset (Anas strepera) Garcilla bueyera – Esplugabous (Bubulcus ibis)
Andarrios bastardo – Valona (Tringa glareola) Garza imperial – Agró roig (Ardea purpuerea)
Andarríos chico – Xivitona (Actitis hypoleucos) Garza real – Bernat pescaire (Ardea cinerea)
Ánsar común – Oca vulgar (Anser anser) Gaviota patiamarilla – Gavià argentat (Larus michahellis)
Archibebe claro – Gamba verda (Tringa nebularia) Gaviota reidora – Gavina vulgar (Larus ridibundus)
Archibebe oscuro – Gamba roja (Tringa erythropus) Golondrina común – Oreneta vulgar (Hirundo rustica)
Busardo ratonero – Aligot comú (Buteo buteo) Gorrión común – Pardal comú (Passer domesticus)
Canastera común – Perdiu de mar (Glareola pratincola) Grajilla occidental – Gralla (Corvus monedula)
Cerceta carretona – Xarrasclet (Anas querquedula) Herrerillo común – Mallerenga blava (Parus caeruleus)
Cerceta común – Xarxet comú (Anas crecca) Jilguero europeo – Cadernera (Carduelis carduelis)
Cernícalo vulgar – Xoriguer comú (Falco tinnunculus) Lavandera cascadeña – Cuereta torrentera (Motacilla cinerea)
Cetia ruiseñor – Rossinyol bord (Cettia cetti) Morito común – Capó reial (Plegadis falcinellus)
Chorlitejo grande – Corriol gros (Charadrius hiaticula) Mosquitero común – Mosquiter comú (Phylloscopus collybita)
Chorlitejo patinegro – Corriol camanegre (Charadrius alexandrinus) Paloma torcaz – Tudó (Columba palumbus)
Cigüeña blanca – Cigonya blanca (Ciconia ciconia) Pato colorado – Xibec (Netta rufina)
Cigüeñuela común – Camallarga (Himantopus himantopus) Silbón europeo – Ànec xiulador (Anas penelope)
Cistícola buitrón – Trist (Cisticola juncidis) Somormujo lavanco – Cabussó emplomallat (Podiceps cristatus)
Combatiente – Batallaire (Philomacgus pugnas) Tórtola turca – Tòrtora turca (Streptopelia decaocto)
Cormorán grande – Corb marí gros (Phalacrocorax carbo) Urraca  – Garsa (Pica pica)
Correlimos tridáctilo – Territ tresdits (Calidris alba) Verdecillo – Gafarró (Serinus serinus)
Cuchara común – Ànec cullerot (Anas clypeata) Verderón – Verdum (Chloris chloris)
Estornino pinto – Estornell vulgar (Sturnus vulgaris) Zampullin común – Cabusset (Tachybaptus ruficollis)
Flamenco común – Flamenc (Phoenicopterus ruber)

Aiguamolls de l'Empordà - abril 2017 - Grupo Local SEO Barcelona

Salida ornitológica a la Terreta y Vall de Sant Gervàs

Los tres vehículos que formábamos la expedición salimos puntualmente a las 7:15 horas de Palau Reial para dirigirnos hacia Terres de Lleida (o de Aragón, según los momentos) para hacer la ruta de La Terreta, a la caza, visual, de las rapaces que quisieran ponerse a disposición de nuestro objetivo. El viaje transcurrió sin incidencias y tras la parada obligatoria en Bellcaire para desayunar y salvar otras necesidades, seguimos a tiro directo hacia El Pont d’Orrit donde realmente se iniciaba nuestro recorrido.

La Terreta es una gran depresión prepirenaica que tiene como eje vertebrador el río Noguera Ribagorçana que divide históricamente Aragón y Cataluña. Este lugar es especial para la observación de la fauna, sobre todo de las aves carroñeras y rapaces incluido desde 2005 en la Red Natura 2000.

Actualmente la Terreta forma parte del Espacio de Interés Natural de Vall Alta de Serradell – Terreta – Sierra de Sant Gervás

Vamos a centrarnos en las dos zonas que en este fin de semana hemos visitado:

Salida ornitológica a la Terreta y Vall de Sant Gervàs – noviembre 2016 – Grupo Local SEO BarcelonaTerreta es el nombre con el que se conoce la orilla izquierda del río Noguera Ribagorzana, en el sureste de Sapeira, que fue incluida en el término municipal de Tremp en 1970. Sierra de Sant Gervás es la majestuosa montaña que cierra por el norte la Terreta y separa los términos municipales de Tremp y El Pont de Suert. El Espacio de Interés Natural se extiende a ambos lados de la sierra.

 

Salida ornitológica a la Terreta y Vall de Sant Gervàs – noviembre 2016 – Grupo Local SEO BarcelonaEste espacio natural es de gran interés por el alto valor y la singularidad de las poblaciones de rapaces y de la fauna cavernícola que están presentes. Destaca una importante colonia de buitres (Gyps fulvus), el águila real (Aquila chrysaetos), el quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) y el alimoche (Neophron percnopterus).

El trayecto nos permitirá disfrutar de los paisajes de la Terreta y su tranquilidad. Continuando nuestro camino, llegaremos a la Fuente de los Curas donde nos detenemos a comer. Después ya de la comida, en dirección hacia Castellet, dejamos el paisaje arbustivo de boj que hasta ahora habíamos encontrado y empezamos a ver algunos robles, encinas y serbales. La geología también cambia en este lugar: destacan formaciones que recuerdan las rocas de Montserrat.

Salida ornitológica a la Terreta y Vall de Sant Gervàs – noviembre 2016 – Grupo Local SEO Barcelona

Aquí, la avidez ornitológica nos puede, y aunque prácticamente sólo visibles con telescopio

Una pareja de quebrantahuesos, se adelantan a la primavera dándonos un espectáculo de apareamiento.

A continuación, llegaremos a la robleda de Aulàs (bosque mixto de roble pubescente y roble de hoja pequeña). Esta es la robleda en extensión plana más grande del Pre-pirineo catalán. Ya casi terminado el recorrido circular, un poco antes de llegar a la Torre de Tamúrcia, nos detuvimos en el Mirador de la Collada de Torogó, que nos ofrece una vista fantástica de la Sierra de Sant Gervàs, el comedero de los quebrantahuesos (que ya debían haber comido) y una magnífica pared donde nidifican (se supone) los buitres… Dada la relativa altitud de la colina a la que trepamos para intentar tener mejor visión de las aves que no se dejaron ver,  la brisa del atardecer empezó a hacerse realmente incómoda y nos aconsejó empezar la vuelta a los vehículos para ir a instalarnos en el alojamiento y buscar un sitio donde cenar.

Salida ornitológica a la Terreta y Vall de Sant Gervàs – noviembre 2016 – Grupo Local SEO Barcelona

Una ruta de 31 kilómetros que nos duró todo el día. Eso solo saben lo que es los que van a “paso pajarero”. Recogemos las llaves de los apartamentos, nos instalamos, breve descanso, duchas, encender las calefacciones respectivas, pues la noche se presenta fría y… ¡a la búsqueda de un sitio para cenar!

Tras ir y venir hasta Puente de Montañana pasando por Arén (por lo visto ese fin de semana había reunión de cazadores en todos los sitios donde preguntamos si nos podían dar de cenar), volvimos a un establecimiento junto a los apartamentos y ¡nos atendieron de fábula! (¡ayyy, hombres y mujeres de poca fe!). Eso sí, poca sobremesa, que el día siguiente había que aprovecharlo y tendríamos que madrugar.

Salida ornitológica a la Terreta y Vall de Sant Gervàs – noviembre 2016 – Grupo Local SEO BarcelonaPues eso hicimos. El domingo a las ocho estaba todo el grupo a la puerta preparado para dar cuenta del desayuno que cada uno había encargado (hubo de todo, desde huevos fritos con patatas y bacón, hasta croissants de chocolate). Sobre las nueve, todos pertrechados con bocadillos para la comida y con todos los bártulos recogidos, cargamos los coches y salimos en dirección al Congost de Montrebei, Alsamora y el embalse de Terradets.

Se hicieron diversas paradas en el camino, sin los resultados esperados, pues parecía que las aves no tenían ganas de dejarse ver. Nos dirigimos hacia Vilanova de Meià, donde nos detuvimos a comer y desde allí fuimos hacia Artesa de Segre, a avituallarnos de Coques de Recapte, para continuar hacia Ossó de Sió, donde tampoco fue demasiado fructífera la incursión que hicimos en Les Planes (campo de aviación). Desde allí y dado ya lo avanzado de la hora se decidió que levantábamos la sesión y se iniciaba la vuelta hacia Barcelona, con ganas de volver en primavera a disfrutar de lo que no habíamos podido ver.

Salida-ornitologica-Terreta-noviembre-2016

 

A pesar de no haber visto todo lo que hubiéramos querido, la lista total de avistamientos, fue la siguiente:

Lista de especies (PDF) salida ornitológica a la Terreta y Vall de Sant Gervàs – noviembre 2016

Abubilla Upupa epops
Águila real Aquila chrysaetos
Arrendajo euroasiático Garrulus glandarius
Bisbita pratense Anthus pratensis
Buitre leonado Gyps fulvus
Buitre negro Aegypius monachus
Busardo ratonero Buteo buteo
Calandria común Melanocorypha calandra
Carbonero común Parus major
Cernícalo vulgar Falco tinnunculus
Cogujada común Galerida cristata
Colirrojo tizón Phoenicurus ochruros
Cormorán grande Phalacrocorax carbo
Corneja negra Corvus corone
Cuervo grande Corvus corax
Escribano soteño Emberiza cirlus
Escribano triguero Emberiza calandra
Estornino pinto Emberiza cirlus
Garza real Ardea cinerea
Gorrión común Passer domesticus
Halcón peregrino Falco peregrinus
Herrerillo capuchino Lophophanes cristatus
Herrerillo común Cyanistes caeruleus
Jilguero europeo (oído) Carduelis carduelis
Lavandera blanca Motacilla alba
Lavandera cascadeña Motacilla cinerea
Milano real Milvus milvus
Mirlo acuático Cinclus cinclus
Mito común Aegithalos caudatus
Paloma cimarrona ****
Paloma torcaz Columba palumbus
Pardillo Carduelis cannabina
Petirrojo europeo Erithacus rubecula
Pinzón vulgar Fringilla coelebs
Quebrantahuesos Gypaetus barbatus
Reyezuelo listado Regulus ignicapilla
Tórtola turca Streptopelia decaocto
Urraca Pica pica

También se observaron corzo (Capreolus capreolus) y zorro (Vulpes vulpes).

Fotografías de la autora, Roge Moreno y Javier Ruiz. Lista de especies: Sara Cavini.

Pajarear en Barcelona: el parque de Diagonal Mar

Los terrenos industriales que ahora forman la zona de Diagonal Mar —la antigua fundición Macosa (o Can Girona, como se conocía en el barrio) — se habían convertido en tierra de nadie y a finales del siglo pasado, el Ayuntamiento de Barcelona firmó un gran proyecto urbanizador de la zona que permitía unir la ciudad con las playas recuperadas en su litoral.

Todo el proyecto ocupa una superficie de más de 340.000 m2 de uso mixto, con viviendas, oficinas, un centro comercial, hoteles y el parque de Diagonal Mar.

Este parque, construido entre 1999 y 2002, es obra de los arquitectos Enric Miralles y Benedetta Tagliabue, y con sus 14,3 Ha es el tercer parque urbano más grande de la ciudad y también uno de los más modernos.

Pajarear en Barcelona: el parque de Diagonal Mar

En una zona adyacente, queda el recuerdo de La Torre de les Aigües (construida en 1882) en la que figura el nombre «Besós», por haber pertenecido a una compañía que pretendía utilizar el caudal subterráneo del cercano río, y que no recibió autorización por la alta salinidad de sus aguas y que pasaron a ser propiedad de Can Girona (MACOSA) que las utilizó con fines industriales… (Ver artículo titulado “El otro río de Barcelona”).

Pajarear en Barcelona: el parque de Diagonal MarEs este un parque donde están presentes el verde de la vegetación y el azul del agua. Montículos cubiertos de césped y grandes zonas llenas de vegetación que rodean un gran lago de más de una hectárea, son los protagonistas. Anchos senderos, taludes, hierba, numerosas especies de árboles y flores que le dan color y que favorecen la proliferación de avifauna diversa en cualquier época del año.

Pero a pesar de ello, la falta de concienciación de la administración y los “compromisos” de las entidades que lo gestionan (léase Distritos municipales o el propio Ayuntamiento) hacen inviable una población estable, por ejemplo de anátidas o ardeidas ya que los lagos se secan y limpian anualmente, así como la vegetación circundante, que se elimina por completo por lo que ranas, otros pequeños anfibios y pececillos desaparecen y las aves dejan de encontrar allí alimento.

Pajarear en Barcelona: el parque de Diagonal Mar¿Motivos? Mantener en perfecto estado de limpieza y desinfección el estanque, sin tener en cuenta la biodiversidad.

¿Es necesario hacerlo cada año? Pues muy probablemente, no. (No se hace en otros parques, ni de Barcelona ni de otras ciudades) Pero como los contratos administrativos así lo contemplan, pues así se hace, más aún cuando en su momento hubo vecinos que se quejaban de que el “ruido” producido por el croar de las ranas les impedía el descanso.

Pues bien, el Parc de Diagonal Mar quizás sea uno de los lugares de la ciudad donde más aves distintas pueden verse.

El ornitólogo Ricardo Ramos, tiene censadas más de 140 especies desde 2002, año en que se inauguró.

Pajarear en Barcelona: el parque de Diagonal MarPrecisamente acompañados de Ricardo, el pasado 15 de octubre, estuvimos intentando avistar el mosquitero bilistado (Phylloscopus inornatus) que este otoño se está dejando ver por varias zonas de nuestra ciudad pero a pesar de que la tarde anterior sí tuvieron suerte los que por allí pasaron, nosotros no fuimos afortunados.

También este lluvioso otoño ha favorecido que, lo que no hace el Ayuntamiento, lo haya hecho la Naturaleza (una vez más) y uno de los lagos artificiales que llevaba mucho tiempo seco, ha vuelto a tener agua gracias a las abundantes lluvias caídas.

Pajarear en Barcelona: el parque de Diagonal MarEste fue uno de tres los destinos del fallido proyecto de las Cajas Nido que pusimos en marcha febrero de 2015, que desaparecieron misteriosamente de las ubicaciones en las que fueron colocadas.

Pero en este parque, tan favorable para el establecimiento de colonias, las numerosas aves que se pueden ver siempre están de paso, desde la playa, el cercano río Besòs, o el también cercano Parque de la Ciudadela. A pesar de todo, no dejéis de pasar cualquier mañana o tarde por él. Seguro que si no lo conocéis os llevareis una grata sorpresa.

Y para ir haciendo boca, os dejo el enlace del Blog del compañero Ricardo, que tiene un montón de seguidores, lo cual no es nada extraño por la cantidad de información que en el mismo publica: “Aves del Parc de Diagonal Mar

Pajarear en Barcelona: el parque de Diagonal Mar

El otro río de Barcelona

El otro río de Barcelona – río Besòs – Grupo Local SEO BarcelonaEste sábado, la salida ornitológica ha dirigido nuestros pasos hacia el lado norte de la ciudad. A orillas del otro rio que limita la gran urbe. El río Besòs, en el tramo que va desde el puente de la C-31 hasta su desembocadura, por la margen derecha en dirección al mar.

Si el otro día, me hacía eco de la presión humana existente en el Delta del Llobregat, esta vez no puedo quedarme callada ante la fuerza de la naturaleza en un entorno tan poco favorable. Y es que este paseo que hemos dado hoy, hace unas décadas (tampoco tantas…) hubiera sido del todo impensable, por eso voy a hacer un poco de historia.

El río Besòs no acaba como un río natural, sino que sus aguas, a partir de Santa Coloma de Gramenet, corren por un cauce artificial hecho de paredes de hormigón, en cuyas orillas viven miles de personas.

En los años 50 del siglo pasado, el crecimiento demográfico e industrial desmesurado en la cuenca de este rio le hizo soportar un elevado consumo de agua, derivado básicamente de los usos urbanos y vertidos industriales que lo degradaron hasta el punto de convertirse en “ejemplo” de suciedad y mala conservación fluvial: durante los años 1970 y 80 se hizo tristemente famoso por ser el río más contaminado de Europa: una auténtica cloaca a cielo abierto. La vida animal  desapareció casi por completo.

El otro río de Barcelona – río Besòs – Grupo Local SEO BarcelonaCon el paso del tiempo y el esfuerzo de entidades, plataformas, consorcios y administraciones se ha conseguido dar pasos de gigante en la calidad del agua reduciendo los niveles de contaminación y en la recuperación de la fauna y la flora. Conseguirlo no ha sido fácil y mantenerlo en el tiempo tampoco lo será. La principal tarea –la de impulsar un proyecto de recuperación implicando a las administraciones- la ha desarrollado el Consorci per a la defensa de la conca del Riu Besòs, una entidad que se fundó  en 1988 con este objetivo y que con la creación progresiva de 16 depuradoras y la construcción de hasta 300 Km de colectores para canalizar las aguas residuales, ha contribuido de forma decisiva a mejorar la calidad del río y ha reducido considerablemente los niveles de amonio, principal contaminante de estas aguas.

Pero todavía hay ciudadanos incívicos que consideran el Besós como la cloaca que fue y lo usan como vertedero, bajando al cauce y tirando los desechos al lado del rio…decepcionando a propios y extraños… La recuperación ambiental del río ha ido acompañada de la creación de un entorno paisajístico al servicio de la ciudadanía. El Parc Fluvial del Besòs es un espacio público que recorre 9 kilómetros desde la confluencia del Ripoll hasta la desembocadura en el Mediterráneo, pasando por los municipios de Montcada i Reixac, Santa Coloma de Gramenet, Sant Adrià de Besòs y Barcelona.

Con una superficie total de 115 hectáreas es uno de los espacios verdes más destacados de la región metropolitana de Barcelona, sobre todo teniendo en cuenta su entorno urbano. Gestionado por la Diputació de Barcelona, el Parc Fluvial se creó en 2004 facilitando el acceso ciudadano al entorno del río. Las obras costaron 37 millones de euros, el 80% de los cuales fueron aportados por los fondos de cohesión de la Unión Europea.

El otro río de Barcelona – río Besòs – Grupo Local SEO BarcelonaAhora solo faltaría que ENDESA dejara de verter agua salada en los últimos cuatrocientos metros del río para que pudiera hablarse de una recuperación casi total.

Como consecuencia directa de la mejora del agua, se ha producido una gradual recuperación de un elevado número de las especies autóctonas que habían desaparecido. De esta manera, pueden verse diferentes anfibios y reptiles, nutrias –un animal que hacía 60 años que no se veía- y el Consorci ya tiene contabilizadas hasta 300 especies distintas de aves.

El otro río de Barcelona – río Besòs – Grupo Local SEO Barcelona

Las aves son el grupo de vertebrados más representados del Parque Fluvial y su estudio continuado permite usarlos como un indicador del estado de conservación del espacio y como una herramienta por la sensibilización ambiental.

El otro río de Barcelona – río Besòs – Grupo Local SEO BarcelonaLa presencia cada vez más regular de pájaros como el martín pescador (Alcedo atthis), el cormorán (Phalacrocorax carbo), la garza real (Ardea cinerea) o la garceta común (Egretta garzetta) indican que las poblaciones de peces se han establecido en el parque.

A pesar del largo inventario de aves detectadas, sólo se reproducen alrededor de un 10% del total, probablemente por la carencia de hábitats apropiados (como el bosque de ribera) y en algunos tramos por carencia de tranquilidad. A pesar de todo, se  reproducen un buen número de parejas de ánade real (Anas platyrhynchos) y pollas de agua (Gallinula chloropus), así como el buitrón (Cisticola juncidis) y el ruiseñor bastardo (Cettia cetti).

En verano destaca la reproducción del chorlitejo chico (Charadrius dubius) y del carricero común (Acrocephalus scirpaceus).

Durante las migraciones aumenta claramente el valor de este espacio porque está situado dentro de la ruta migratoria del Mediterráneo occidental. En época de paso se  pueden observar un buen número de paseriformes en las zonas con más cobertura vegetal.

En fin, una vez más, mamá Naturaleza nos sorprende y la alcantarilla en que habíamos convertido un río, nos da toda una lección y nos permite disfrutar de una segunda oportunidad con la constatación de que en el tramo de nueve kilómetros comprendido entre Montcada y la desembocadura al mar, se han observado en los últimos años 300 especies diferentes de aves, al menos 60 de las cuales pueden considerarse habituales.

El otro río de Barcelona – río Besòs – Grupo Local SEO Barcelona

Y aunque todavía no se ha instalado ningún observatorio y a los “pajareros” se nos considera seres bastante extraños:

El otro río de Barcelona – río Besòs – Grupo Local SEO Barcelona-¿Qué miran con los prismáticos?
-Pájaros.
– ¡¿¿Pájaros??! ¡Ah!, pensaba que buscaban nutrias…

La mejor zona  para observar aves en este tramo del río Besòs es la desembocadura y su área de influencia aguas arriba.

Por cierto, en nuestro paseo de dos horas, hemos visto 24 especies, a pesar de los ciclistas y los paseantes con sus perros sueltos.

El otro río de Barcelona – río Besòs – Grupo Local SEO Barcelona

Bibliografía

http://www.elperiodico.cat/ca/noticias/barcelona
http://www.lavanguardia.com/local/barcelones-nord
http://www.grupetariobesos.com/ausparcfluvialdelriubesos
http://parcs.diba.cat/web/fluvial/
http://besos-tordera.cat/2013/02/el-consorci-per-a-la-defensa-de-la-conca-del-riu-besos-compleix-25-anys/