andrew bufton talgarth breconshire beef shin pot roast kenya terrorist attacks wikipedia sac longchamp machine a laver queen of the clouds tove lo stay high remix
Novedades

Viaje a Gallocanta, febrero 2020

Foto de Javier Ruíz

17 de febrero de 2020. Un año más volvemos a viajar a Gallocanta para rendir tributo a las grullas, que después de haber pasado una temporada entre nosotros se preparan para volver a su casa en el centro y norte de Europa.

Foto de Javier Ruíz

Las perspectivas no parecían muy favorables: temperaturas muy elevadas para la época del año y censos indicando que las grullas no están presentes en la cantidad habitual. El del 6 de febrero (invernada) 6.453 ejemplares y el del 13 de febrero (paso prenupcial) 5.734. Pero en cualquier caso, nuestra voluntad era firme y emprendimos el viaje.

Llegamos a nuestro destino sobre las 12 de la mañana y realizamos una primera parada el Centro de Interpretación de Bello, donde nos informaron que unas horas antes se había producido la marcha de unas 30.000 grullas que habían proporcionado un espectáculo impresionante. Aunque a primera vista podía parecer que era una mala noticia no fue así, sólo nos indicaba que el grueso de la migración prenupcial había comenzado antes de lo previsto, y ya las grullas abandonaban sus cuarteles de invierno, efectuando una parada en Gallocanta para reponer fuerzas.

Comenzamos a explorar la laguna y sus zonas limítrofes donde, además de las deseadas grullas, vimos otras aves habituales en la zona: calandrias, cogujadas, cornejas, escribanos trigueros, tarabillas, milanos reales, etc.

Cernícalo vulgar. Foto de Javier Ruíz

Camino del observatorio de la Reguera realizamos una parada y batimos el territorio con el telescopio y… ¡sorpresa, sorpresa! entre una importante bandada de avefrías, avistamos cinco avutardas (tres machos y dos hembras). Era la primera vez que las veíamos allí. En Gallocanta, las avutardas son habituales pero no en esta época del año tan temprana.

A las 6:30 de la tarde y a pesar de que el cielo estaba casi totalmente cubierto, cumplimos con el rito tradicional de esperar el atardecer para ver el regreso de las grullas a sus dormideros en la laguna.

Y al día siguiente ¡a madrugar para ver amanecer! y con él la salida de las grullas hacia los campos cercanos donde pasan el día alimentándose, aunque la temperatura ambiente no acompañaba a la magnífica visión de la levantada de estas espléndidas aves. (Ir a Gallocanta a “grullear” y no pasar frío, es como un jardín sin flores)…..

Grullas – Foto de Javier Ruíz

En un nuevo recorrido por la zona, volvimos a observar a las avutardas que estaban en el mismo lugar del día anterior. Como este año a la laguna de la Zaida le tocaba no estar inundada, continuamos hasta la de Guialguerrero, donde sólo pudimos contemplar un grupo de fochas y unas pocas parejas de ánades reales.

De regreso a Gallocanta advertimos cómo se preparaban las grullas para iniciar su marcha migratoria. Importantes bandos utilizaban las corrientes térmicas para tomar altura y, girando continuamente, lograban su objetivo entre un impresionante griterío. Era su mensaje de despedida, algo así como decirnos: “Hasta el año que viene”.

La tarde nos deparó alguna que otra sorpresita ornitológica, aguiluchos pálidos, esmerejones y mochuelos. Sobre las seis empezaron a llegar nuevos contingentes de grullas procedentes del sur que poblaron nuevamente la laguna. Por fin pudimos disfrutar de un atardecer espectacular. El cielo se tiñó con todas las gamas del rojo, mientras los bandos de grullas se iban acercando a pasar la noche y pudimos comprobar que había una cantidad muy elevada.

De nuevo el amanecer, esta vez sí hacía algo de frio: -5ºC. (Muy lejos de los -15ºC que sufrimos hace unos cinco años). Los movimientos de las grullas no fueron demasiado espectaculares, pues en esta época de migración prenupcial las grullas suelen quedarse por los alrededores de la laguna. Aunque había algo de niebla, localizamos muy cerca de Bello un grupo bastante numeroso que estaba alimentándose tranquilamente. Pudimos acercarnos sin espantarlas y conseguimos algunas fotos aceptables.

Grullas. Foto de Javier Ruíz

En un prado cercano detectamos la presencia de unos “pajaritos”. (¿Quizás aláudidos?) Pues vamos a ver – prismáticos en mano-  y ¡oh, sorpresa!: ¡eran 6 chorlitos carambolos buscando comida entre la hierba! La mañana comenzaba bien.

Continuamos pajareando y nos dirigimos hacia Las Cuerlas. Teníamos localizada una zona donde había varios chopos cabeceros (nombre popular que recibe el chopo negro tras ser sometido a una poda periódica para obtener madera, combustible y forraje) por donde merodeaban muchos paseriformes. Sobre uno de los árboles, un esmerejón hizo las delicias de Javier y se dejó fotografiar un ratito.

Esmerejón. Foto de Javier Ruíz

Un poco más adelante, la presencia de un aguilucho pálido hizo que mi copiloto se bajara precipitadamente del coche para fotografiarlo en vuelo. En ese preciso momento otro “sorpresón”, él andaba despistado con su aguilucho y sólo pude decirle “Javi, como la otra vez”: una docena de búhos campestres aparecieron de improviso y empezaron a dar vueltas a nuestro alrededor, algo espantados.

Nos dirigimos nuevamente hacia Gallocanta y pudimos disfrutar otra vez del espectáculo de las grullas iniciando su partida. Tras ello, hicimos una agradable visita al centro de interpretación y pudimos ver la colección de aves disecadas. Javier recordó haberla visto en una visita organizada por la Delegación de Catalunya hace muchísimos años (es que él es algo antiguo) en un lugar parecido a un museo, que en realidad era un local en el pueblo. Una vez se construyó el Centro de Interpretación, todos los ejemplares fueron trasladados a su nueva ubicación.

La encargada del centro nos comentó las vicisitudes por las que había pasado la laguna a los largo de los años: Como ya sabréis, y si no ahora os lo contamos, Gallocanta es la mayor laguna de la península ibérica y la mayor de agua salina de Europa occidental; pues bien, en varias ocasiones hubo proyectos para drenarla y secarla, el último en 1978, cuando hubo planes para desecar Gallocanta y destinar mil hectáreas a cultivo y en el resto a urbanizaciones. Ante este disparate, una vez más Félix Rodríguez de la Fuente al cuál tanto le debe la biodiversidad ibérica, respondió a los promotores del proyecto: “Gallocanta es el Doñana de Aragón y hay que conseguir que sea declarada parque natural”.

Este deseo se convirtió en realidad, pasados “sólo” 28 años: en el año 2006 el Gobierno de Aragón declara la laguna de Gallocanta como “reserva natural dirigida”.

Otra curiosidad: La presencia de enormes cantidades de grullas se remonta solo a los años 80. La laguna bajó de nivel y las grandes concentraciones de anátidas que la ocupaban desaparecieron, siendo sustituidas por las citadas grullas que cambiaron sus rutas migratorias debido a la desaparición de otros humedales en España.

Terminada la visita y teniendo en cuenta que el sol ya calentaba bastante y había térmicas favorables, nosotros también iniciamos nuestro viaje hacia el norte con el firme propósito de volver el año próximo.

Foto de Javier Ruíz

Últimas noticias, el censo del día 20 de febrero arrojó un total de 32.351 grullas.

 

AVES
Abubilla Upupa epops
Aguilucho Lagunero Occidental Circus aeruginosus
Aguilucho Pálido Circus cyaneus
Anade Friso Anas strepera
Anade Real (Azulón) Anas platyrhynchos
Avefría Europea Vanellus vanellus
Avutarda Común Otis tarda
Buitre Leonado Gyps fulvus
Busardo Ratonero (Ratonero Com.) Buteo buteo
Calandria Melanocorypha calandra
Cernícalo Vulgar Falco tinnunculus
Chorlito Carambolo Charadrius morinellus
Cigüeña Blanca (Común) Ciconia ciconia
Cogujada Común Galerida cristata
Cogujada Montesina Galerida theklae
Colirrojo Tizón Phoenicurus ochruros
Corneja Negra Corvus corone
Cuervo Corvus corax
Esmerejón Falco columbarius
Estornino Pinto Sturnus vulgaris
Focha Común Fulica atra
Gallineta Común (Polla de Agua) Gallinula chloropus
Gaviota Reidora Larus ridibundus
Gorrión Común Passer domesticus
Gorrión Molinero Passer montanus
Gorrión Moruno Passer hispaniolensis
Grulla Común Grus grus
Jilguero Carduelis carduelis
Lavandera Blanca Motacilla alba
Lechuza Campestre (Búho Camp.) Asio flammeus
Milano Real Milvus milvus
Mirlo Común Turdus merula
Mochuelo Común (Europeo) Athene noctua
Paloma Torcaz Columba palumbus
Pardillo Común Carduelis cannabina
Perdiz Roja (Común) Alectoris rufa
Pito Real Picus viridis
Tarabilla Común Saxicola torquata
Tarro Blanco Tadorna tadorna
Tórtola Turca Streptopelia decaocto
Urraca Pica pica
Verderón Común Carduelis chloris
MAMIFEROS
Corzo Capreolus capreolus
Zorro Vulpes vulpes
Jabali Sus scrofa

 

 

 

El portal web GLSEOBarcelona da acceso a los contenidos elaborados por el Grupo Local SEO Barcelona de SEO/Birdlife quien podrá utilizar cookies propias y de terceros para mejorar la oferta de sus servicios. Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso. Puede obtener más información en Aviso Legal, en su apartado Política de cookies.