Ganso del Nilo: ¿inocente o culpable?

Hoy os presento un ejemplo típico de especie invasora. Su aparición en España se debe probablemente al escape o liberación de ejemplares mantenidos en cautividad, principalmente en parques zoológicos o colecciones privadas: dos instituciones legales que generan problemas ecológicos. Recordemos que ley y justicia (o sentido común) no son, para nada, lo mismo.

Fue en 1993 cuando se detectaron los primeros gansos del Nilo en Extremadura y Catalunya y en el 2004 se da el primer registro de reproducción (fue en Catalunya). Según un estudio del Departament de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat de Catalunya, fechado en el 2019 y cuyo autor principal es Ricard Gutierrez, ésta es una especie agresiva que se híbrida con anátidas nativas y compite por los enclaves de anidamiento y alimentación. Su gran tamaño le da ventaja en esta competencia, sobre todo durante la época reproductora. Además provoca alteraciones de los ecosistemas por sobrepastoreo, eutrofización y propagación de enfermedades. Un joya, vamos.

Al igual que en el caso de las cotorras, el animal en sí es inocente, pero – en mi opinión – los escrúpulos a la hora de erradicarlo suponen, de facto, perjudicar a las especies autóctonas. El dilema no tiene ninguna solución buena. Así las cosas, el Ganso del Nilo no solo se ríe de nuestra estupidez, si no que también se aprovecha de ella. Por eso me sumo a quienes piden que se prohíba, a nivel Europeo, la tenencia de especies foráneas ya que las presuntas ventajas que pudieran proporcionar (entretenimiento, divulgación de lo exótico e ingresos sectoriales) se pagan con acumulación de problemas sobre la ya maltrecha biodiversidad autóctona.

Como veis en las fotos, su aspecto resulta inconfundible. Las hembras son, en promedio, algo menores y más ligeras que los machos pero con plumaje virtualmente idéntico. De punta de pico a punta de cola mide entre 63 y 73 cm, alcanzando los 154 cm de envergadura alar máxima. Es pues, mayor que el ánade azulón (Ànec collverd) y el tarro blanco (Ànec blanc) y solo más pequeño – de entre las especies habituales en España – que el ánsar común (Oca comú) y, por supuesto, que el cisne vulgar (Cigne mut) otra especie introducida.

Su ecosistema nativo son diversos humedales, desde ríos a lagos, ubicados en hábitats abiertos tales como sabanas y herbazales. En invierno puede frecuentar, también, terrenos agrícolas así como marismas litorales y estuarios.

Su dieta es básicamente vegetariana: raíces, brotes, frutos, hojas y semillas de muchos tipos de plantas, tanto acuáticas como terrestres. Se adapta a lo que encuentra y esa flexibilidad trófica, unida a su tamaño (y a nuestra estupidez) es una de las claves de su éxito. También le ayuda que hallamos diezmado las poblaciones de depredadores que podrían mantenerlo a raya o incluso truncar su propagación inicial. Por si fuese poco, sorprende que, a pesar de su origen africano, resista los nevados inviernos del centro de Europa y Norteamérica ya que no es un especie migratoria, aunque se ha registrado un desplazamiento excepcional de 1000 km. Normalmente, si se desplaza, lo hace a menos de 800 km.

Su distribución original abarca casi toda el África subsahariana, siendo su límite natural, por el norte, el sur de Egipto. Está ausente, con poblaciones ínfimas o solo de aparición accidental, en Sierra leona, Liberia, Gabón y Madagascar. Sin embargo, ha sido introducido en muchos países europeos y es localmente común en Francia, Holanda, Gran Bretaña y Alemania. También tiene poblaciones en la península arábiga, Colombia y diversos estados de los EE.UU: Florida y Texas serían los principales.

Ganso del Nilo (Queen Elizabeth – Uganda 27-8-2014). Foto de Salva Solé.

 

Las aves de la A a la Z SEO Birdlife
Servidor d’Informació Ornitològica de Catalunya
Birds of the World

About Salvador Solé

Ornitólogo, fotógrafo, viajero y articulista. Socio de SEO/BirdLife desde 2002, colabora con el Grupo Local SEO Barcelona desde su fundación en 2010 y desde el mismo imparte cursos y charlas, también es guía de excursiones ornitológicas divulgativas.